NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NATACIÓN | BUDAPEST 2022

La natación completa el peor Mundial de su historia

La baja de varios nadadores del equipo olímpico y la tendencia de los últimos años sumerge a este deporte en unos resultados pobres con vistas a París 2024.

Actualizado a
Alberto Lozano.
OLI SCARFFGetty

“Han sido unos resultados muy pobres”, relata Sean Kelly, director técnico desde otoño de 2020, desde el Hotel Ensana Termal en plena Isla Margarita después de que finalizara la participación española en el Mundial de Budapest. “No podemos negar lo obvio. Los resultados son muy malos. Podemos hablar de las ausencias, de los exámenes de algunos nadadores... No vamos a poner excusas. Todos somos responsables, nadadores, técnicos, federación...”, añade Fernando Carpena, presidente de la RFEN, quien confiesa que “desde 2013 llevamos una tendencia a la baja. Soy el máximo responsable. Ahora estamos en un cambio de modelo. Estos campeonatos confirman eso y en París 2024 pagaremos las consecuencias”, explicó el presidente después de que España consiguiera los peores resultados de su historia en un Mundial.

En los años 70 y 80, cuando el deporte español apenas estaba profesionalizado, era una heroicidad que los nadadores españoles llegaran a una final mundial, y las mejores posiciones que se alcanzaban eran la undécima o duodécima. Lo mismo ha ocurrido en Budapest. Hugo González fue undécimo en los 100 espalda, la mejor clasificación de los ocho nadadores que han competido. “Solo había dos del equipo olímpico, y eso nos ha hecho daño”, explica Kelly. “Nos han faltado dos de los top, que son Mireia Belmonte y Joan Lluís Pons”, remata Carpena.

Después de las medallas de Mireia Belmonte, la natación se ha quedado seca salvo las apariciones esporádicas de Hugo González, como en el 2021 cuando logró tres medallas en el Europeo y consiguió ser finalista olímpico. Para Kelly, cuya idea es potenciar los centros de alto rendimiento con el fichaje de dos entrenadores británicos (Rob Greenwood y Ben Titley), el problema de España es de tradición (”solo ha habido cinco medallistas olímpicos”) y de sistema: “Esto es consecuencia de muchas décadas donde no se ha trabajado bien”.

El presidente, que explicó que la RFEN recibe ahora una subvención de 4,8 millones, la más elevada, y que se han destinado “los máximos recursos de siempre” a la natación, pide paciencia para que el nuevo modelo de Kelly frague y los jóvenes valores mejoren. “La Selección es mayor”, dijo Kelly, que en julio habrá formado a su equipo y empezará entonces (dos años después de su llegada) el despegue, según su criterio: “En el Mundial de Fukuoka ya veremos resultados”, promete.

Mireia Belmone.
Ampliar
Mireia Belmone.Rodolfo Molina/Diario As

Posiciones del equipo español en Budapest

Hugo González: 100 espalda (11º), 200 espalda (13º), 200 estilos (12º) y 50 espalda (19º). Jessica Vall: 50 braza (27º), 100 braza (20º) y 200 braza (17º). Carlos Garach: 800 libre (19º) y 1.500 libre (18º). Ángela Martínez: 800 libre (16ª) y 1.500 libre (15º). Paula Otero: 400 libre (24º), 800 libre (DNS) y 1.500 libre (20º). Carles Coll: 100 braza (34º) y 200 braza (DSQ). Alberto Lozano: 50 mariposa (28º) y 100 mariposa (30º). Sergio de Celis: 100 libre (32º) y 200 libre (36º).


“No todos están dispuestos a atravesar el camino de Mireia”

El presidente señaló otro problema, que es la marcha de nadadores a Estados Unidos porque apuestan por “otra formación académica”. Se mostró crítico con las resultados deportivos de este cambio: “No sabemos su progresión deportiva. Si hacemos un análisis, las mejoras son bajísimas. No sé si en España les habría sido mejor, pero allí no hay muchos progresos salvo excepciones. Aquí los ofrecemos 11 centros de tecnifiación, que creemos que es mejor que ir a lo desconocido”. España trabajará para seducirlos con otra propuesta.

La llegada de Kelly y su lento cambio de modelo (ningún nadador que participó en Budapest está aún en esos dos centros de alto rendimiento) cuenta con una resistencia por parte de entrenadores y nadadores. Un ejemplo fue la entrevista de Jessica Vall a AS en la que manifestó, entre otras cosas, la falta de encaje de su carrera deportiva con la nueva dirección técnica. Aunque tuvieron una reunión justo después de que los técnicos atendieran a este medio, Carpena comentó que “el CN Sant Andreu es uno de los clubes que más ayudas recibe”. Kelly, por su parte, dejó claro que “cuando tengamos resultados, todos apoyarán el proyecto”.

Por último, Ricardo Barreda, director nacional de Programas, también respondió a la pregunta sobre si los nadadores de hoy en día estaban dispuestos a pagar el precio de Mireia Belmonte para conseguir sus éxitos.”Hay mucha gente que quiere llegar a ser como Mireia, pero no todos están dispuestos a atravesar el camino. Ella tuvo una preparación dura e increíble con Fred Vergnoux. Hay deportistas con potencial, pero habrá que preguntarse si tienen la intención de arriesgar, porque no hay garantías. El esfuerzo hay que ponerlo por delante”. La natación, de momento, sigue su caída en picado en Mundiales a la espera de que funcione el ‘electroshock’ que busca Carpena con Kelly y su nuevo modelo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?