ATLETISMO | DIAMOND LEAGUE

Katir revienta el récord de España de 5.000 por 7 segundos

Ingebrigtsen ganó con récord de Europa en Florencia y el muleño de 23 años hizo 12:50.79. Espectacular 1.500 femenino con Hassan y mínima olímpica de Esther Guerrero.

0
Katir revienta el récord de España de 5.000 por 7 segundos

Florencia acogía la tercera cita de la Diamond League 2021, tras Gateshead y Doha, y la cita italiana (que recibía la Golden Gala en lugar de Roma por la cercanía con la Eurocopa de fútbol) presuponía emociones fuertes. Y las hubo desde el principio. Femke Bol batía el récord neerlandés de 400 vallas con 53.44 (tercera mejor marca de 2021) y la croata Sandra Perkovic (doble campeona olímpica y doble campeona del mundo) ganaba en disco con un mejor lanzamiento de 68,31.

Otra estrella, Anthony José Zambrano no defraudó en los 400 metros, prueba en la que es vigente subcampeón del mundo. El colombiano de 23 años ganó con autoridad con 44.76. Turno para el 3.000 obstáculos y espectáculo El Bakkali. El marroquí voló en los últimos 300 metros con un correr elegante para acabar en 8:08.54, mejor marca mundial del año.

Diamond League Golden Gala in Florence

El peso masculino fue para el neozelandés Walsh con 21,47 pese a que el mejor lanzamiento fue el del italiano Fabbri con 21,71, pero con la normativa del duelo a 3 en el último lanzamiento importa sólo el tiro final para decidir el ganador del meeting. En el 100 vallas femenino pletórica victoria de la puertorriqueña, aunque nacida en EE UU, Jasmine Camacho-Quinn con 12.38, récord del meeting y segunda mejor marca del año tras la que ella mismo posee con 12.32. En la prueba masculina, los 110 vallas, triunfo espectacular del jamaicano Omar McLeod con 13.01, mejor marca mundial del año.

En la pértiga femenina victoria para la atleta independiente Sidorova que con 4,91 derrotó y dejó un firme mensaje a la británica Bradshaw y a la griega Stefanidi de cara a futuros enfrentamientos. El salto de longitud se lo llevó la servia Spanovic.

La presencia española irrumpía con el 1.500 femenino con Esther Guerrero y Solange Pereira, que intentó hacer de liebre, en el duelo entre la nerrlandesa Sifan Hassan y la británica Laura Muir. Hassan paró el crono en un alucinante 3:53.63, por supuesto mejor marca del año y a tres segundos del récord del mundo. La keniana Kipyegon fue segunda con 3:53.91, récord nacional de su país. Guerrero acabó 9ª con 4:03.67, mínima olímpica para Tokio.

El 200 femenino fue un paseo de la británica Asher-Smith con un sensacional 22.06, en el salto de altura masculino el vencedor fueel atleta independiente Yvanyuk con 2,33; y los 100 metros se los llevó el sudafricano Simbien con 10.08.

Y llegó el momento estelar, la prueba estrella, el 5.000 que podía ser perfectamente casi la final olímpica de Tokio. Y ponerle un adjetivo a lo ocurrido en el tarán de Florencia fue impresionante. Con dos nombres propios. Triunfo y récord de Europa para el niño de oro noruego, Jakob Ingebrigtsen con 12:48.45... y 12:50.79 para Mohamed Katir (23 años) que fue cuarto, por delante de por ejemplo Joshua Cheptegei, reventando el récord de España que tenía Alemayehu Bezabeh con 12:57.25 desde 2010. Casi 7 segundos mejor.