TENIS DE MESA

El sueño de toda una vida

Álvaro Robles, la estrella española, lucha por estar en los Juegos de Tokio mientras juega en la Bundesliga alemana. "Es el mayor objetivo", cuenta.

El sueño de toda una vida
Álvaro Díaz - RFETM

Todo deportista tiene un sueño ligado a su actividad durante su carrera, y el de Álvaro Robles (29 años) no es otro que disputar unos Juegos Olímpicos en un deporte totalmente dominado por asiáticos, especialmente por chinos, como es el tenis de mesa. "Es el mayor objetivo y el reto máximo de mi trayectoria. Toda nuestra preparación en estos momentos está orientada a luchar por estar en Tokio el próximo verano", cuenta Robles a AS en Madrid.

El onubense, que fue subcampeón del mundo en 2019 en la modalidad de dobles con el rumano Ionescu, disputó esta semana el Riu Spain Masters en el centro de la capital y cayó en semifinales ante el portugués Freitas. Robles prácticamente no puede jugar torneos en España ya que milita en la Bundesliga alemana, la mejor de Europa, en las filas de TTC Schwalbe Bergneustadt.

Robles lucha por un punto en Madrid

"Debido a las restricciones actuales, no puedo quedarme a entrenar. Solo voy a jugar el partido y me vuelvo. Estuve siete semanas seguidas allí, pero ahora no es posible, ya que los pabellones los abren con un permiso especial y solo para la competición", cuenta Álvaro que, mientras, está en la Residencia Blume de Madrid. "De aquí al 20 de diciembre tengo cuatro partidos de Bundesliga (hoy es el primero de ellos). Si es posible me quedaré en Alemania desde la próxima semana, pero con esta situación poco sabemos". Por ahora, la competición doméstica en España no alcanza ese nivel.

"Ojalá aquí existiera ese sistema de Ligas y que cada español se hiciera su hueco, pero es complicado. Hasta 2009 el nivel era muy alto. Ahora la cantera es cierta que no es numerosa, pero es profesionalizada. De esta manera, sienten desde muy joven lo que es ser jugador de primer nivel, y eso es muy importante. A mí me costó más encontrar ese rumbo y tuve que ir haciendo ensayo-error", relata sobre sus inicios. En el confinamiento, se hizo famoso un robot que hacía de sparring para poder entrenar en un piso de la capital: "Me sirvió para mantener el contacto con la bola, y volví a la competición mejor de lo que pensaba. Recargué las pilas".

Robles habla con AS en el Hotel RIU de Madrid

Ahora Robles es el 62º del mundo y está en el filo de poder ir a los Juegos (solo van dos jugadores por país) tanto en individual como en el doble mixto con María Xiao, modalidad que se estrena en Tokio. "Justo antes de la pandemia lo teníamos encaminado. Ahora, desde enero, quedan muchos torneos en los que nos jugaremos sumar puntos para conseguir el billete. Ojalá se cumpla este bonito sueño", desea. A por ello.

Más adeptos en la pandemia

En los meses de confinamiento no había otra opción que no salir de casa y hacer deporte bajo techo. Eso provocó que el tenis de mesa fuera uno de los deportes más practicados, y la tendencia se mantiene actualmente. "Todas las compañías me dicen que están vendiendo mesas sin parar. Algunas no pueden producir más hasta marzo", destaca Robles.