BOXEO

El pasado español de Teófimo

Teófimo López tiene sangre española. Su abuelo nació en un pueblo de Ávila. Este sábado desafía a Lomachenko para ser el único rey del peso ligero.

El abuelo de Teófimo López es español.
Top Rank

Teófimo López (15-0, 12 KO) es uno de los nombres de la semana. El estadounidense, de 23 años, desafía a Vasyl Lomachenko (14-1, 10 KO), el sábado, para convertirse en el único rey del peso ligero (es una unificación completa, pero el cinturón WBC no estará en juego porque el ucraniano está considerado campeón Franquicia, pero el organismo aclaró que Loma es su monarca absoluto). Fuera de lo deportivo, que ahora analizaremos, uno de los puntos más desconocidos y más curiosos de este joven prospecto son sus orígenes. Es conocido que su padre es hondureño, de hecho, tras empezar su carrera amateur representando a Estados Unidos, decidió participar con Honduras al ver más posibilidades de llegar a grandes citas internacionales.

El lado del que menos se ha hablado en cuanto a sus raíces está en España. Si ir más lejos, López aparecía con la bandera de nuestro país en sus primero combates. El abuelo paterno del púgil es abulense. Nació en 1916 y tras la Segunda Guerra Mundial emigró a Brasil, donde tuvo una hija, y después a Honduras, donde con 51 años tuvo a Teófimo Sr, padre del púgil, quien reconoció en un reportaje en ESPN que fue fruto de un "desliz". Senior pasó su infancia entre Honduras, donde residía su padre, y Brooklyn, lugar en el que trabajaba su madre. Finalmente, él hizo su vida en Nueva York, ciudad en la que nació Teófimo Jr.

La unión entre Teófimo padre y Teófimo hijo es alta. De hecho, el joven púgil reconoce que comenzó a entrenar boxeo en su casa porque "tenía malas compañías y se fiaba de quien no debía". Dejó el colegio y descubrió lo que quería ser. Tras defender a sus dos países y llegar a los Juegos de Río, en los que cayó en primera ronda, se unió a Top Rank, quienes han visto un púgil de futuro y han apostado mucho por él desde el principio. Tiene poca edad, pero cuando se pasó al campo rentado tenía una experiencia de 170 combates (solo 20 derrotas). Había potencial y lo fueron explotando.

Así, paso a paso, lograron que en 15 peleas disputase un título mundial. Lo ganó el pasado diciembre y apuntó a Lomachenko desde el inicio. Sin duda es joven y parece un peldaño por debajo del campeón en tres divisiones. Pese a ello, llega confiado y agradecido. "No tengo miedo a ningún boxeador. Mucha gente quiere ver esta pelea y dice que es la pelea del año. Me siento muy orgulloso de eso", apunta en la previa. Quiere ganar y por su cabeza no pasa otra cosa. Además, Teófimo ha sabido calentar la pelea. Lomachenko no ha entrado, pero sin duda eso da más morbo al pleito. ¿Demasiado joven? ¿Tendrá la calidad de acabar con el mejor libra por libra? Habrá que verlo el sábado. Él está confiado de ser la kryptonita de 'NoMasChenko'.