BOXEO

Esto no es un KO, es una salvajada: la sucesión de golpes con la que destrozó a su rival

Miguel Berchelt se impuso a Eleazar Valenzuela en un combate que acabó con una sucesión de puñetazos que causan conmoción. Impresionante.