ATLETISMO

Chris Coleman, suspendido por faltar a otro control antidopaje

El campeón del mundo de 100, que se salvó antes de los Mundiales de Doha por una falta similar, no habría estado disponible para un test el 19 de diciembre.

El actual campeón mundial de los 100 metros, Chris Coleman, fue suspendido de forma provisional por eludir un control antidopaje el pasado 19 de diciembre (el tercero en el plazo de un año), según confirmó hoy la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU). “Estaba realizando las compras de Navidad en un centro comercial a cinco minutos de mi casa”, alega el atleta. Compras que pueden resultarle carísimas.

Coleman, de 24 años, es reincidente. Ahora corre el riesgo de ser suspendido por dos años y de no participar en los Juegos de Tokio, aplazados a 2021. El velocista de Atlanta ya estuvo a punto de quedarse fuera de los Mundiales de Doha en septiembre por incumplir tres veces (finalmente reducidas a dos tras una apelación) en menos de un año las normas antidopaje. Tres ‘faltas de paradero’ son consideradas un positivo.

La suspensión de la AIU es efectiva desde el 14 de mayo. Una circunstancia que el propio Coleman reconoció en un comunicado a la vez que cargó contra la Unidad: “Debe cambiar”. Y avisó que el proceso, desde que conoció la investigación a la que se le estaba sometiendo, le ha causado “estrés, ataques de pánico y ansiedad”.

El año pasado, Coleman se libró de la sanción después de no estar disponible para pasar tres controles a lo largo de 12 meses: 6 de junio de 2018, 16 de enero de 2019 y 26 de abril de 2019. La USADA (Agencia Antidopaje Estadounidense) retiró los cargos por un supuesto error de fechas en el primero. Pero los otros dos siguieron computando. Se libró por 26 días.

Después, llegó a los Mundiales y ganó (9.76), rodeado de polémica. Coleman dio un golpe sobre la mesa marcando el sexto mejor tiempo de la historia en una lista, la de los 100, maldita. Sólo tres de los diez hombres más rápidos del mundo (Usain Bolt, Maurice Greene y Richard Thompson) no han tenido problemas con el dopaje.

“La tentativa de realizarme un control el 9 de diciembre fue deliberada para hacerme fallar. No me digan que no lo hice si llegas ante mi casa y te escabulles sin mi conocimiento”, se quejó el estadounidense. Y lo justificó diciendo que estaba de compras, lo que podría demostrar con los recibos. “Hubiese estado disponible si me llaman”, se quejó. El controlador, en su acta, reflejó que llamó al timbre, golpeó a la puerta cada diez minutos y no telefoneó a Coleman “por instrucciones del cliente”.

Los deportistas deben estar localizados permanentemente para la realización de controles, por lo que tienen la obligación de indicar, a través del programa ADAMS de la AMA, disponibilidad y lugar para efectuar un test dentro de una franja horaria de una hora diaria.