NUESTRA MEJOR VICTORIA

"Sé qué día es por mi plan de entrenamiento, si no..."

Carolina Marín se encuentra en Huelva. Sigue entrenando, pero sin poder coger una raqueta. Explica que el deporte intenta "devolver el cariño a la gente".

Carolina Marín (Huelva, 26 años) aún se asombra cuando se le mete en el grupo de leyendas del deporte español, a pesar de su oro olímpico, su triple oro mundial o su tetracampeonato europeo. Ahora, con el reto de Tokio en el horizonte, reconoce que el bádminton no permite entrenar la parte técnica en confinamiento, aunque cuando lo que prima es la salud, "el deporte es secundario".

¿Qué está aprendiendo de este periodo de confinamiento?

Intento sacar cosas positivas. Lo primero, saber valorar lo que es un beso o un abrazo. Para mí es desagradable que soy la única de la familia que siempre está fuera y, ahora que estoy en Huelva, no pueda tener un contacto normal con ellos. También valoro el tener tiempo para uno mismo, los deportistas vivimos en un día a día muy intenso, sin tiempo para nada, con entrenamientos de siete y ocho horas. Ahora me puedo organizar para ver alguna serie, leer algún libro, que yo hacía tiempo que no lo podía hacer.

¿Cuánto lleva sin coger una raqueta?

Desde las semifinales de All England. Llevo casi dos meses sin raqueta y volantes. Tengo la suerte de que estoy en casa de mi madre con un patio, aunque cuando llueve no puedo salir a entrenar. Se pierde mucha sensibilidad, porque tengo la mala suerte de que, cuando me tomo una semana de vacaciones, vuelvo y noto que me falta toque. ¡A ver cómo va a ser la vuelta!.

¿Qué tipo de entrenamiento realiza?

Las dos primeras fueron de descanso, aunque sí hacía algo de entrenamiento. La tercera semana empecé a hacer algo, pero nada de alta intensidad. A partir de ahí he tenido la suerte de tener una máquina que Fernando tenía en casa y me mandó. Es una máquina con varias funciones de peso dinámico... es un poco compleja. Ya he pasado a hacer sesiones de alta intensidad y esta semana pasada ya estoy doblando sesión todos los días.

¿Cuánto tiempo le puede llevar recuperar el tono que tenía antes del parón?

No es algo de lo que estemos hablando, supongo que para no agobiarnos más ya que no sabemos cuándo vamos a volver. Entre ellos seguro que lo han hablado, y yo sólo soy el que ejecuta y no piensa en eso. Un dato que me dio mi fisio Diego es que cuando me lesioné, 48 horas parada se pierde mucha masa muscular. Y aunque estoy entrenando, algo estoy perdiendo. No hago los desplazamientos explosivos... El trabajo que estoy haciendo básicamente es el de mantenerme y tener un mínimo para no lesionarme a la vuelta.

¿Con todas las medidas que se tomaron, notó cierto desamparo por el hecho de ser deportista de élite?

Lo primero, somos personas, y lo primero es la salud. Nos hemos adaptado como el resto de la población. Es una situación de desventaja, pero lo primero es la salud. El deporte es secundario.

¿Cómo encajo el aplazamiento de Juegos? ¿Tiene contacto con sus rivales para saber en qué situación se encuentran?

El aplazamiento fue un alivio y un gran porcentaje de los deportistas creo que piensan como yo. Al final es la cita más importante. En cuanto a mis rivales, he tenido contacto con la india Sindhu. Me contaba que allí en India están igual, confinados, y que no podía entrenar. Los daneses hace unos días empezaron a ir a un pabellón. Lo hacen por grupos y entre uno y otro tienen que limpiar el pabellón entero. En Japón, no he hablado con Okuhara, pero por redes sociales he visto que no estaba pudiendo entrenar. Tai Tzu Ying, de China Taipei, sí he visto que estaba entrenando de forma normal.

¿Se han podido planificar algún tipo de calendario durante el año?

Parece que se volverá a partir de septiembre y habrá que ver la evolución en los diferentes países. Ojalá aquí en España podamos volver al CAR. Tampoco sabemos si esos torneos cancelados se van a recolocar en el calendario. Estamos a la expectativa.

¿Qué le parece la iniciativa de Nadal y Gasol a favor de la Cruz Roja? ¿Qué le parece que normalmente se le englobe entre ese tipo de deportistas?

Para mí es un orgullo si se me compara con ellos, aunque no depende de mí, es cosa de los medios de comunicación. La iniciativa que ha creado Pau y Rafa muestra que el deporte se ha unido para devolver al pueblo español todo el cariño. Yo también hable con mi equipo para ayudar aquí en mi tierra, y recaudar a partir de una fundación dinero para todo lo que necesitan los centros sanitarios.

¿Desde el punto psicológico le ha afectado toda esta situación?

Claro que nos ha afectado porque lo hemos tenido que asumir una situación que parece surrealista. Los primeros días me levantaba y no me lo creía. El no poder hacer mi rutina, estar 24 horas en casa y tener que adaptar mi vida a cuatro paredes, como el resto de las personas. En cuanto a trabajo, estoy visualizando videos con mi entrenador y con María, mi psicóloga, vamos a ver jugadas en las que necesito mejorar. Intentar visualizar ese momento al que nos estamos acercando.

¿También sufre problemas como el resto de la gente de no poder dormir peor o no saber en qué día vive?

Diferencio los días porque tengo que seguir un plan de entrenamiento, si no, no sabría en qué día vivo. Desde luego es un descontrol. En otras cosas como, por ejemplo, ir más a la nevera, intento que no. Tenemos que cuidarnos porque no estamos entrenando lo normal y no gastamos lo que deberíamos gastar.

¿Más allá de la situación, ha notado que el circuito se ha igualado más?

Sinceramente, creo que Fernando siempre innova. En los grandes torneos intento sacar algo nuevo para que las rivales tengan que estar alerta cuando juegan contra mí.

Alguien que es oro olímpico, ¿le falta esa chispa de motivación o ambición cuando se enfrenta a un reto como revalidar el oro de Río?

Para mí, los Juegos me motivan tenga o no la medalla. La gané en Río y al día siguiente estaba guardada en un cajón. En Tokio no voy a defender ninguna medalla, voy a ganar otra.

¿Antes de todo esto, cree que el deporte estaba tan unido como ahora?

Siempre ha estado unido, y en esta situación se ha visto. Yo entreno en el CAR con muchos deportistas y aunque no se vea de puertas para afuera, allí hay mucha unión.