KÁRATE

Sandra Sánchez y Quintero, las estrellas del Madrid Premier

La campeona del mundo compite por la ser la campeona de la Liga Mundial, y el subcampeón del mundo por la plaza olímpica

Sandra Sánchez, Eugenia Carballedo, consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid, y Damián Quintero.
JOAQUIN CORCHERO ARCOS DIARIO AS

Oficialmente ya hace un año que el Villa de Madrid se había convertido en un torneo de la Premier League de kárate, pero esta mañana, en la sede de la Comunidad madrileña, se ha instalado de manera pública con la presencia del presidente de la Federación Española, Antonio Moreno, el inductor, y el presidente de la Federación Madrileña, Antonio Torres, el receptor. Sólo faltó por problemas de agenda Antonio Espinós, el presidente de la Internacional, interesado también en el cambio.

El Villa de Madrid ha sido un clásico, que Torres reconoce que tras 38 ediciones "se había quedado obsoleto". Y Moreno lo vio claramente y se lo comentó en la última edición, la más desangelada de la historia, en el Madrid Arena, Y de ahí, a una Premier League, puntuable para el ranking para los Juegos Olímpicos, con más de 200 competidores (30 españoles) de primer nivel en Madrid, de viernes a domingo (jornada de medallas) en el Madrid Arena que debe resurgir.

MAS DEPORTE 19

Además, en Madrid, que posiblemente se quede como una de las siete sedes futuras de la Premier, se decide la ganadora de la Liga en katas femenina, entre Sandra Sánchez, la campeona del Mundo en 2018 en el Palacio de los Deportes, y la japonesa Kiyou Shimizu, subcampeona mundial, La que gane, posiblemente en la final entre ambas, será la vencedora de la Liga.

En katas masculino, además, sin el líder de la prueba y ya clasificado el japonés Ryo Kiyuna, como Sandra, para los Juegos Olímpicos, y que faltará en Madrid, el favorito es Damián Quintero, segundo en el ranking, que en el Madrid Arena puede obtener el billete a Tokio: necesita quedar por delante, o en la misma posición, que el alemán Ilja Smorgunes. Con eso ya tendría asegurado un puesto en los Juegos a falta de cinco pruebas más.