GOLDEN TRAIL SERIES | ANNAPURNA MARATHON

Jornet gana la final de Nepal y conquista las Golden Trail Series

El catalán se impuso en un vibrante duelo a Davide Magnini en el Annapurna Marathon y se proclamó campeón de las Golden Trail Series 2019. En la categoría femenina, triunfó la suiza Judith Wyder.

“Me siento bien”. Palabra de Kilian Jornet a AS a quince minutos del inicio de la final de las Golden Trail Series en Lumre (Nepal). Está listo para correr en altitud junto a la élite del trail mundial. Y listo para ganar. Otra vez. Ni rastro del jet lag, ni del enésimo madrugón, ni del cansancio acumulado por los largos viajes en jeep. Se presenta sin competir desde agosto y con un último entrenamiento de 30 kilómetros con dos mil metros de desnivel este miércoles. Pero todo sigue en orden. Cruza la meta y nos muestra su reloj. Victoria en 4h 46m 56s. Él insiste en reivindicarse como un tipo normal, pero sus rivales, los nueve mejores del año, lo admiten. Corre en otra liga. Es su cuarto triunfo del año. Vencedor indiscutible del campeonato.

Sale Jornet a victoria por prueba. Y la mitad de ellas con récord. Así se resume otra temporada perfecta de Kilian Jornet: Zegama, (País Vasco), Sierre Zinal (Suiza), Pikes Peak (Estados Unidos) y Annapurna Trail Marathon (Nepal). Un nuevo curso exitoso cimentado en entrenamientos de calidad y carreras escogidas. "Me siento más rápido en llano y en subida", admitía estos días. Justo en el año en el que estrena paternidad.

La carrera quedó marcada desde comienzo por el vibrante pulso de Kilian Jornet con el jovencísimo David Magnini (4h 59m 59s). El italiano, al que todos señalan como el próximo fenómeno del trail, comenzó tirando fuerte y liderando al grupo, seguido de cerca por Jornet. “Quizás empecé muy fuerte al principio, pero ya está hecho. Al menos he podido llegar segundo. Estoy contento con mi temporada”, explicaba un extenuado Magnini justo en la línea de meta.

El noruego Angermund-Vik completó también una gran carrera y llegó tercero (5h 8m 18s) y Aritz Egea cerró su gran temporada en sexta posición (5h 27m 28s). Terminó sin aliento, contracturado y por los suelos, pero feliz de ponerle un gran broche al año. "Ha sido una gran carrera. Ha habido momentos en los que he pensado en retirarme, pero he pensado que tenía que bajar igualmente así que he seguido", confesaba ya entre risas con un té negro en la mano. Atrás quedaban 42 kilómetros y 3750 metros de desnivel.

En la categoría femenina hubo también emoción hasta el final. La suiza Judith Wyder coronó su gran temporada con una merecida victoria (5h 42m 3s), aunque en la previa insistía en que saldría a disfrutar. "Será otro días más en la montaña. Sin obsesionarse con la carrera. A ver qué pasa", contaba. Poco después llegaba Maude Mathys, que cometió un error, se salió del recorrido y volvió a incorporarse a la carrera. Su segundo puesto fue para Silvia Rampazzo (6h 13m 11s) y la tercera plaza le correspondió a la sudafricana Megan Mackenzie (6h 33m 28s). Ruth Croft, una de las grandes favoritas, no tuvo su mejor día. Se perdió en el primer tramo de la carrera y cruzó la meta después de más de siete horas de batalla (7h 27m 54s).

La exigencia física y psicológica de Nepal

Nepal resultó exigente para los corredores en el plano físico y mental. A la dificultad de rendir al máximo en altitud se sumaron el desgaste de varios problemas estomacales y los largos traslados en jeep por pistas de roca viva.

Así, el polaco Bartolomiej Przedwojewski se vio obligado a la retirada después de varios días con dolor de estómago. Inició la carrera, pero tuvo que volver. Algo parecido le ocurrió a la noruega Eli-Anne Dvergsdal. Superó los vómitos de la mañana, peleó un buen tramo de la carrera, pero acabó saliéndose del recorrido. Cruzó la meta siete horas después.