Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

GIMNASIA | MUNDIALES DE STUTTGART

Simone Biles amplía su leyenda

La estadounidense ganó los oros en barra de equilibrios y suelo en los Mundiales de Stuttgart. Supera a Scherbo en número de medallas mundialistas, con 25.

Devoradora de récords, Simone Biles mostró ese hambre de insaciable en estos Mundiales de Stuttgart. De las seis medallas de oro posibles, se lleva cinco. Dejó una como regalo para sus rivales, la de asimétricas, pero cerro la competición con las dos últimas, en suelo y en barra de equilibrios, en las que también acabó por encima de los 15 puntos. Además se queda con liderato indiscutible en medallas en los Mundiales: 25, 18 de oro. Vitaly Scherbo ya es historia con sus 23 metales.

Buscar un adjetivo para Simone Biles es simplemente imposible. Ya se han escrito todos a largo de los últimos seis años. Simplemente, a día de hoy, ella es la gimnasia, la vanguardia, la innovadora, la que va a marcar una época que mejorarán sus sucesoras gracias a que ella está abriendo nuevas posibilidades-

Por ejemplo, en la final de barra de equilibrios, en la que retiró la salida para acallar a la FIG por eso de calificarla de excesivamente arriesgada, cumplió con una facilidad que nadie podría decir que su trabajo de funambulismo es sobre una anchura de 10 centímetros. Ella hace mortales sin la más mínima duda, cae y se queda pegada en la barra; no necesita mover los brazos para equilibrarse. Esa seguridad es una burla para la mayoría de las rivales: 15.066

Acabaron los mundiales femeninos con ella, con Simone Biles en suelo, que tuvo que esperar en la misma escalerilla hacia el podio porque faltaban dos notas. En ocasiones, las esperas generan un aumento de tensión, A la estadounidense no, ni un ápice de nervios, Es más, saludó a todas las gimnastas, a las rivales, tras acabar sus ejecuciones. Ella no necesitaba visualizar en silencio y concentrada cómo iba a ser su ejercicio presenció el gran trabajo de la española Roxana Popa, que ha regresado de su jubilación obligada durante tres años para ser la sexta del mundo en suelo (13,80).

Cuando Simone subió al podio de competición apareció la gimnasia del futuro: una primera diagonal sideral, y una segunda tan alta que le costó salirse del tapiz. Pero con su medio punto de ventaja sobre cualquier otro ejercicio, mantuvo el tipo para conquistar el oro con una sonrisa de facilidad que, mal visto, es casi una insolencia para las rivales: 15,133, por 14,133 de la medalla de plata.-

En las finales masculinas, reparto de medallas. Aquí está todo más repartido. Nikita Nagornyy se lleva tres oros de ocho posibles. Es la excepción. Fue un reparto democrático, con la presencia exótica de un filipino en lo mas alto de podio en suelo: 15,30 para Carlos Yulo. Turcos, ingleses, irlandeses... vuelven a casa con su recompensa.