ATLETISMO | MUNDIALES | 400 MV

Muhammad, récord mundial para tumbar a McLaughlin

Dalilah Muhammad batió el primer récord individual de los Mundiales de Doha. Ya lo había hecho una vez en 2019. Conocía el camino. Recorrió los 400 metros vallas en 52.16

El estadio Khalifa estaba abarrotado de qataríes para ver a su ídolo, Mutaz Essa Barshim, cuando de repente en el marcador apareció WR (récord mundial). No era en el foso de altura, sino en el anillo. Dalilah Muhammad batía el primer tope individual (se logró en el 4x400 mixto) de los Mundiales de Doha. Ya lo había hecho una vez en 2019. Conocía el camino. La estadounidense recorrió los 400 metros vallas en 52.16 y tumbó los 52.20 fijados en los Trials de Estados Unidos de Des Moines (Iowa), allá por julio. Se dudaba si podría aguantar la forma, pero lo consiguió. Ganó a la prodigio Sydney Mc­Laughlin, de 20 años, que se quedó en 52.23, la tercera marca de la historia.

Salieron como proyectiles las dos norteamericanas, y McLaughlin más rápida, con la referencia de Muhammad. La joven, estrella en redes sociales, había ganado las últimas veces la partida a esta neoyorquina de 29 años. Pero la decisiva se la llevó Muhammad, con una carrera mucho más compensada, en la que entró primera a la última recta y aguantó el ataque de Sydney. “Sentí que se que me acercaba en la novena valla y tuve que dar todo”, decía la campeona.

“Esto es fantástico, fue una carrera buenísima”, explicaba Muhammad, campeona olímpica en Río 2016 y plata mundial en Moscú 2013 y Londres 2017. Le faltaba este oro, que acompaña con 100.000 dólares del récord mundial. “Esto significa mucho para mí, es difícil de describir. Sólo quería el título, pero superar la plusmarca mundial es fantástico. No termino de asimilarlo”.

Perpleja estaba McLaughlin, que nació y vive muy cerca de Muhammad, en Nueva Jersey, y es icono de las marcas comerciales, que se peleaban por contratarla cuando acabó la universidad. Ya figuró en carteles en Times Square. Pero el mainstream no entra en esto.

“Sé qué salí rápido, pero no a tanta velocidad. Soy joven y cada día en una gran competición es una experiencia”, contaba. Y se consolaba: “Al menos hay dos medallas de EE UU”. Otro alivio: en cualquier final mundial y olímpica habría ganado el oro con esa marca... Sólo que se topó con Dalilah Muhammad.