MUNDIAL DE GWANGJU

Martín: "El balance es positivo y la línea del equipo es buena"

El seleccionador ve a la Selección masculina en fase de crecimiento y se lleva a 14 jugadores al Mundial de Gwangju. Guillem Garcia es la principal novedad.

David Martín.
Rodolfo Molina
Premaat Cuidamos de ti y los tuyos Social Premaat

Después del torneo de Portugalete, David Martín y el director técnico de waterpolo, Rafa Aguilar, facilitaron la lista de convocados para el Mundial de Gwangju, con 14 jugadores, de las cuales uno de ellos será el descartado antes del comienzo de la competición. La forman Dani López Pinedo, Granados, De Toro, Cabanes, Larumbe, Barroso, Fernández, Tahull, Guillem García, Bustos, Mallarach, Perrone, Lorrio y Munarriz. García es la principal novedad.

"El balance es positivo. Poco a poco encontramos las buenas sensaciones. Jugaron todos y los jóvenes dieron la cara. La línea la marcamos hace tiempo. Viajamos 14 por si pasa un imprevisto. Pero no somos esos jugadores, sino que otros se están sumando al proyecto. Y eso es bueno porque garantiza el presente y el futuro", valoró el seleccionador David Martín a este diario desde Portugalete.

La Selección viaja a Barcelona para este domingo por la noche coger el vuelo a Seúl. De allí viajará a Mokpo para hacer una estadía y aclimatarse en la localidad coreana. "La línea es buena, probamos muchas cosas pero no mostramos todo. Hay que trabajar el pressing. En Mokpo, cuando los jugadores se recuperan físicamente, ya haremos allí los retoques técnicos y tácticos", añadió, y recordó que el waterpolo tiende ahora a que los jugadores dominen más posiciones en el agua. "Las nuevas normas hace que los jugadores se adapten a todas las posiciones. En los Juegos solo podremos llevar 11, y eso provoca que todos deban salir de sus posiciones clásicas, prueben en otras y se acostumbren a ello".

La victoria de más prestigio de España en Portugalete fue ante Italia (14-12), un rival que también debe pelear por medallas en Gwangju. "No hay que sacar grandes conclusiones, pero ganar a Italia siempre es bueno anímicamente. Eso significa que la motivación es grande. Le doy valor a la victoria pero con los pies en el suelo", finalizó el seleccionador.