DISCIPLINA

El inofensivo gesto de Yasiel Puig censurado por MLB

La intención del cubano de los Dodgers era honrar al legendario comentarista Vin Scully y lo único que se ganó fue un regaño por “alterar” su uniforme.

México DF
El inofensivo gesto de Yasiel Puig censurado por MLB

Yasiel Puig llegó a Estados Unidos en 2012 y desde que se mudó a California un año más tarde, seguramente comenzó a apreciar el papel que juega Vin Scullyen e beisbol y en la ciudad de Los Ángeles y sus alrededores.

Y mientras se adaptaba a su nueva vida, el pelotero cubano también conoció a Vin Scully y lo que su nombre significa como una de las voces más respetadas y reconocidas en la historia del beisbol de las Grandes Ligas.

A tres años de haber conocido a Scully, escuchar las historias que lo han convertido en una leyenda, no sólo del beisbol sino de la ciudad de Los Ángeles, Puig decidió rendirle homenaje y lo hizo con estilo, usando hace una semana un par de spikes con el rostro del comentarista, quien apagará el micrófono al final de la actual campaña para poner punto final a una carrera de 66 años, todos con los Dodgers.

Las Grandes Ligas reconocieron el gesto del isleño, pero ni eso impidió que también tomaran la decisión de advertirle que no volviera a hacerlo, pues se haría acreedor a una multa de 5 mil dólares.

La regla indica que el uniforme e indumentaria complementaria deben seguir ciertas normas, pero la advertencia a Puig parece exagerada, pues la imagen no comprometía ningún componente del uniforme ni enviaba mensaje de algún tipo social o político.

Es ahí en donde las Grandes Ligas quizá debieran ser más específicas en su reglamento, pues la imagen en los spikes de Puig es la de un personaje íntimamente ligado al beisbol.

De tratarse de un mensaje político o social que causara polémica más allá del deporte la que hubiera aparecido en los spikes de Puig, la advertencia de Grandes Ligas sería irrefutable.

Sin embargo, las Grandes Ligas decidieron prohibirle a uno de sus peloteros que honre a una figura que la Liga ha honrado y honrará en los próximos años.

No es la primera vez que las Mayores le prohíben a algún pelotero hacer, individualmente, lo que, como organización, promueve.

Por años, y como las otras ligas de Estados Unidos, las Mayores han rendido tributo al ejército de su país de distintas formas, con jersey camuflados, participación del personal militar en días festivos o para cantar el himno previo a un juego o la canción “God Bless America” a la mitad de la séptima entrada.

Pero, cuando Bryce Harper, ese joven de 23 años que desea, con mucha eficiencia, hacer divertido su trabajo, intentó hacer lo mismo el pasado 4 de julio con un bat personalizado –con la bandera de EU y un dibujo de la Estatua de la Libertad, las Grandes Ligas se lo prohibieron.

Quizá el error de Harper y Puig fue no pedir permiso primero, pero al prohibirles tales muestras de cariño, lo único que las Grandes Ligas logran es ir en contra de su intención de atraer a más público joven y hacer crecer su base de aficionados.