PREVIA MLB 2016: BALTIMORE ORIOLES

Baltimore Orioles: Un asalto al cielo que se queda corto

Los Orioles se han convertido en un equipo capaz de enlazar temporadas con récords positivos, pero aún quedan lejos de los mejores.

Baltimore Orioles: Un asalto al cielo que se queda corto
Tom Szczerbowski AFP

DESCARGAR EL PDF DE LA PREVIA DE LOS BALTIMORE ORIOLES.

Los Baltimore Orioles deberían ser una franquicia feliz. Su historia reciente habla de un equipo perdedor, con notable seguimiento de su gente más acérrima, sí, pero perdedor a fin de cuentas. Y, como de la noche a la mañana, se metieron a pelear cara a cara con los grandes transatlánticos de su división, la AL Este, que reserva sus gestas, sobre todo todo, para los New York Yankees y los Boston Red Sox.

Pero eso cambió de la mano de Buck Showalter. El actual entrenador del equipo, una de las grandes leyendas de los banquillos de la última época en la MLB, aceptó el reto de coger las riendas de los Orioles y hacerles respetables. Nada más. Al menos de inicio.

Sin embargo, ese encargo se le ha quedado corto. Durante los últimos cuatro años, y para asombro del resto de la liga, los peloteros de Baltimore han conseguido enlazar una temporada tras otra con un récord de victorias superior al de derrotas. Esta racha les ha llevado a jugar playoffs en un par de ocasiones y a, en general, ser respetados y considerados como uno más de los buenos equipos de la liga de forma consistente. Bonito, ¿verdad?

Pues no. Ya sabéis como es el mundo del deporte y una vez alcanzada una de las metas no queda otra que saltar a la siguiente en un permanente estado de tensión y exigencia. A la que ganas un poco quieres ganar mucho más, y los recuerdos de cuando no ganabas nada, quedan sepultados.

En esa encrucijada se hayan los Baltimore Orioles de Buck Showalter.

Han conseguido ser equipo de 81 victorias o más. Han conseguido ser una molestia seria para sus rivales de división. Han conseguido jugar playoffs y pelear por alcanzar las World Series... pero no han conseguido, no aún, ser verdaderos contendientes, y eso les está pasando factura aunque sólo sea en el plano emocional.

Porque los Orioles afrontan este 2016 con sensación agridulce, como de haberse quedado a medio paso, a medio camino, en un momento crucial. Y se sienten, de forma legítima, un paso por detrás de Boston o de Toronto. Poco dura la alegría en casa del pobre.

Y eso que han intentado, hasta el último instante del mercado, hacerse con piezas que les refuercen, como es el caso de Yovani Gallardo o Dexter Fowler, con éxito en el primer caso y fracaso en el segundo, pero no dejan de ser parches a una plantilla que no deja de ser buena, pero a la que le falta el poso de los grandes equipos aspirantes. Tras toda una vida perdiendo, eso ya no sirve en Baltimore.

El detalle histórico

Tres títulos de las World Series contemplan la historia de los Baltiomre Orioles. Son los de los años 1966, 1970 y 1983. Llegaron a la ciudad a mediados de los años 50, tras haber comenzado su andadura en Milwaukee y, con mayor importancia, en Saint Louis. Tras aquellos años 80, cayeron en la irrelevancia y enlazaron, ya a finales del siglo XX y principios del XXI hasta catorce temporadas seguidas en las que perdieron más partidos que ganaron. Ahora llevan cuatro consecutivas con el viento a favor.

Las tres claves del equipo

1. Manny Machado se ha convertido en uno de los mejores jugadores jóvenes de la competición. Si sigue su progresión, se meterá como uno de los candidatos a MVP de la AL. A eso debe agarrarse un equipo que confía en el chico para que les lidere en el futuro.

2. La enorme capacidad de lograr home runs. El ataque de los de Baltimore está lleno de bombarderos. Al citado Machaddo hay que sumar a Chris Davis, Adam Jones e, incluso, el fichaje de Mark Trumbo. No será por no tener grandes pegadores.

3. La capacidad del bullpen para mantener partidos con pequeñas ventajas. Dado que la rotación titular es mediocre, y que el ataque depende los home runs, es habitual que el bullpen tenga que rematar los encuentros en las entradas finales.

Lo mejor

1. Manny Machado está a punto de convertirse en uno de los mejores de la MLB.

2. La renovación de Chris Davis, que les asegura home runs a go-go.

3. Un bullpen que está entre los mejores de la liga por nombres y por gestión.

Lo peor

1. La rotación titular de pitchers es mediocre, siendo generoso con ellos.

2. La poca capacidad para generar ataque más allá de home runs puntuales.

3. Estar en una división que, ahora mismo, parece fuera de su alcance.

 

DESCARGAR EL PDF DE LA PREVIA DE LOS BALTIMORE ORIOLES.