El Valladolid no encuentra rival ante el Alcobendas

LIGA ASOBAL | ALCOBENDAS 23 - VALLADOLID 35

El Valladolid no encuentra rival ante el Alcobendas

El Alcobendas no pudo dar la sorpresa en su cancha y cayó derrotado 23-35, en un partido que los visitantes dominaron por completo y que les permite seguir en la zona alta de la tabla.

El Alcobendas no pudo dar la sorpresa en su cancha ante el Cuatro Rayas Valladolid, y cayó derrotado 23-35, en un partido que los visitantes dominaron por completo con altos porcentajes de acierto en ataque y que les permite seguir en la zona alta de la clasificación.

Desde el inicio, el Valladolid intentó imponer su ritmo manteniendo posesiones largas en jugadas elaboradas, que pronto le hicieron ponerse por delante en el marcador ante un Alcobendas que saltó a la pista más voluntarioso que eficiente.

El primer tanto del encuentro llegó pasado el primer minuto para los visitantes, que se mostraron muy cómodos sobre la cancha, volcando sus jugadas sobre Víctor Alonso y Alexis Rodríguez, los extremos del equipo.

El Alcobendas intentó jugar sus bazas desde el tiro exterior con la dirección de Alfonso de la Rubia, que se mostró muy acertado dando velocidad a la circulación del juego de su equipo, aunque la fragilidad defensiva que mostraron en los primeros compases del encuentro los madrileños permitió a los vallisoletanos abrir brecha en el marcador mediada la primera mitad (4-10).

Con esa ventaja, los pucelanos mostraron su potencial ofensivo en jugadas al pivote, al mismo tiempo que la intensidad de juego de los locales decaía, mostrando a un Alcobendas muy poco acertado en ataque tanto en el uno contra uno frente al portero como en lanzamientos lejanos.

La segunda parte comenzó con la salida en tromba del Valladolid, que en apenas unos minutos amplió su diferencia a más de diez goles con tantos de Eduard Fernández y Davor Cutura, echando por tierra las esperanzas de una posible remontada del Alcobendas.

Pese a ello, el conjunto madrileño no bajó los brazos y se resignó a caer goleado, tirando de casta comandado por el capitán Ángel Castaño y el pivote Sebastián Kramarz, que finalizó el encuentro con ocho tantos anotados.

Con el paso de los minutos y el resultado muy favorable, Juan Carlos Pastor, técnico del Valladolid, se dedicó a rotar su banquillo dando minutos a todos los jugadores, y a improvisar jugadas sin su portero con siete jugadores de campo en acciones de ataque.

El Alcobendas acusó en el último tramo el ritmo impuesto por los visitantes durante todo el partido, y la inexperiencia de sus diez jugadores canteranos, que no supieron aprovechar algunas facilidades que el Valladolid dio en defensa, llegándose al pitido final con el resultado de 23-35.