Juegos Olímpicos

Aprobados y suspensos de la Roja: Pau, Vallejo, Asensio...

Estas son las valoraciones de la Selección española después de perder 2-1 ante Brasil en la final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

0

Unai Simón. Había hecho unos JJ OO perfectos hasta que en un mal cálculo en una salida le hizo penalti a Cunha. Richarlison lo lanzó alto y no le convirtió en el villano de la película. Luego salvó a España en varias ocasiones. Poco pudo hacer en los goles. Como portero-líbero ha hecho una exhibición constante. Verano para recordar el suyo.

Óscar Gil. Probablemente haya sido el jugador menos brillante de la Selección en el torneo. Apenas ha tenido trascendencia en ataque y se ha perdido partidos por sanción. Aun así, cuando sube, lo hace con el cuchillo entre los dientes. Un centro-chut suyo pegó en el poste en los minutos finales. Vallejo ocuó su lugar en la prórroga.

Pau Torres. Cometió un error imperdonable en un central en el gol de Cuncha: perder de vista el balón cuando estaba por los aires y permitió al brasileño controlar y chutar en el área. Un fallo que le costó a España parte del oro y que empaña su extraordinario torneo.

Eric Garcia. Durante todos los Juegos ha sido un muro. Le ha faltado acercarse a la frontal del área conduciendo la pelota para que algún iluminado diga que parece Beckenbauer. ¡Qué manera se sacar la pelota jugada! Vio la marilla por una entrada por detrás a Richarlison. Una buena foto para los que le acusan de ser blandito.

Cucurella. Le faltó la experiencia que le sobra a Alves en el primer gol de Brasil. Estuvo más pendiente de vigilar al lateral de la canarinha y a Antony que de incorporarse al ataque. En la prórroga le sustituyó Miranda.

Zubimendi. Aunque estuvo un poco desbordado en la primera parte, no se le puede poner un pero en todo el campeonato. De la Fuente no pudo contar con él ante Egipto en el partido inaugural y después ha sido intocable. El clavo que lo sostiene todo.

Merino. Ni él, ni Pedri ni Zubimendi pudieron contener el centro del campo de Brasil en la primer parte. El de la Real pagó los platos rotos y fue sustituido por Carlos Soler.

Pedri. En los dos últimos partidos terminó notando la fatiga. 74 partidos después no se le puede pedir más a un chico de 18 años que lo ha dado todo esta temporada. La plata olímpica pone fin a un año para enmarcar.

Asensio. Con defensores y críticos por igual, es innegable que se está convirtiendo en un futbolista más de acciones sueltas que de continuidad en el juego. Probablemente por ello haya actuado mejor como revulsivo que como titular durante todos los JJ OO. Ante Brasil corroboró esta teoría y fue sustituido por Bryan Gil en el descanso.

Olmo. Estuvo desaparecido en las semifinales y en la final no mejoró su imagen. Le pesaron las piernas después de un verano tan largo.

Oyarzabal. Volvió a jugar como 9, pero en un partido en el que España no tuvo la inciativa lo tuvo complicado. Aun así, al de la Real no le van los imposibles y aceptó el reto de ir solo contra el mundo. Y menos mal. ¡Zapatazo de killer para empatar el encuentro! En la prórroga exhausto, fue sustituido.

Cambios

Carlos Soler. Sustituyó a Merino en el descanso y fue decisivo para que España llegara a la prórroga. Asistió a Oyarzabal en el gol del empate de España. Luego fue de más a menos durante el restodel partido.

Bryan Gil. De la Fuente le metió en lugar de Asensio en la segunda parte. El traje de superhéroe no le entró por muy poco. Su trallazo al larguero en el 88' estuvo muy cerca de catapultarle a la historia.

Miranda. Entró por Cucurella en la prórroga. Le tocó defender la banda de Alves y Antony y cumplió.

Vallejo. Entró por Óscar Gil en el tiempo extra. Malcom le pasó como un avión en el gol de la victoria de Brasil, en el que le faltó mucha fiereza.

Rafa Mir. Sustituyó a Oyarzabal. Apenas intervino en los 20 minutos que estuvo sobre el campo.

Moncayola. Ya con 2-1 en el marcador, De la Fuente le metió para tener más ocpiones en el juego aéreo.