JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Mo Katir cae en la encerrona

El murciano, de 23 años, llegaba con expectativas máximas a la final de 5.000, pero finalmente fue octavo. Ganó Joshua Cheptegei, que había hecho táctica de equipo con Uganda.

Tokio
0
Mo Katir cae en la encerrona
JAVIER SORIANO AFP

Las expectativas eran máximas. Mo Katir llegaba a la final olímpica con 3:28.76, en 1.500, 7:27.64 en 3.000 y 12:50.79 en 5.000. Tres marcas de máximo nivel, alimentadas por una gran semifinal. El de Mula estaba en cualquier apuesta a medalla, incluso en las de oro. Pero él había avisado: “Son mis primeros Juegos, quiero estar en la final”. Y estuvo, pero lejos de la lucha por todo. Terminó octavo (13:06.60), muy lejos del ganador Joshua Cheptegei (12:58.15) y de las medallas (Ahmed, 12:58.61 y Chelimo, 12:59.05). "Me voy feliz, tengan en cuenta que nunca fui a unos Mundiales, ni a unos Juegos... Y soy finalista olímpico, tengo 23 años".

Ugandeses, kenianos, etíopes y norteamericanos veían a Katir como el rival a batir. Por eso, Joshua Cheptegei, el ugandés plusmarquista mundial, salió muy fuerte, a 2:38 el primer kilómetro. Y luego su joven paisano y amigo Jacob Kiplimo le dio el relevo para mantener la tensión. 5:14 el 2.000. Uganda es especialista en crear tácticas demoledoras, encerronas. Katir vagaba por la parte baja del grupo. No daba tan buena sensación como en las Diamond League en las que maravilló al planeta atletismo.

La sensación de Katir al correr es de fluidez total, pero esta vez era menos y además, regalaba algunos metros por fuera. No estaba el asunto para eso. Pasó a 7:55 los 3.000 metros. 10:32, los 4.000 y Katir iba a cola del grupo. No era farol, sus piernas no iban, porque cuando Joshua Cheptegei desató su furioso ataque, Katir no tuvo nada que hacer. El ugandés Cheptegei andaba herido en el orgullo por la derrota en los 10.000 ante Barega y no quería que nadie le quitara este oro. Es el plusmarquista de 5.000 y tenía que regresar al training camp de Kapchorwa con el título olímpico. Se lo debía a Uganda.

Katir perdió el tren de cabeza a falta de 500 metros, y peleó como pudo por arañar el diploma olímpico, un octavo puesto que es un muy buen resultado para un debutante. Pero claro, Katir había batido los tres récords de España más prestigiosos, había volado ante y por delante de los mejores del mundo. Las expectativas se habían disparado, pero el siempre lo dijo claro: “Mi sueño está cumplido, era ser olímpico”.

"Me hubiera gustado ganar una medalla, venía con una de las mejores marcas mundial. Creo que me falta un poco de experiencia en los grandes campeonatos, cuando la tenga no tendré rival. Este es mi primer año en la élite, pero demostré que puedo ser uno de ellos. Yo era novato, pero me enfrentaba a Cheptegei, Jacob Kiplimo", decía Katir: "Estoy muy orgulloso de mí, para mí es una locura. Lo di todo, pero mis rivales fueron superiores. La gente cree que esto es fácil. Yo ni siquiera he estado en unos Juegos, ni en unos Mundiales".

Gran temporada

Un golpe el de Katir que no enturbia una temporada fenomenal en la que se ha destapado como estrella. Un chico de Mula, amante de la poesía, la música y que nunca pierde la sonrisa. Corre con un calcetín de cada color, con zapatillas diferentes al resto. “Es un bohemio”, dicen de él, pero también es un atleta muy serio, orgulloso de su familia obrera del campo. Él es otro currante, en Tokio soñaba con el cielo

Los que conocen a Katir cuentan que es alguien simpático, introvertido en ocasiones y puede parecer caótico, hasta que llega la hora de los entrenamientos. Ahí es imparable. No falla, ya sea en el lago de Mula en el que le gusta entrenar a solas para escucharse, en Sierra Nevada, en Font Romeu… Donde haga falta, para dar caña a sus finas piernas, que poseen una tremenda fuerza.

Clasificación

1. Joshua Cheptegei (Uga), 12:58.15

2. Mo Ahmed (Can), 12:58.61

3. Paul Chelimo (EE UU), 12:59.05

4. Nicholas Kimeli (Ken), 12:59.17

5. Jacob Kiplimo (Uga), 13:02.40

6. Birhanu Balew (Bar), 13:03.30

7. Justyn Knight (Can), 13:04.38

8. Mo Katir, 13:06.60