PIRAGÜISMO | ESLALON

Maialen, en el caldo de Kasai

La campeona olímpica comienza la defensa del título en un agua a 30º y después de encontrar la piragua adecuada tras probar 25 durante este ciclo.

Tokio
0
Maialen, en el caldo de Kasai
XABI ETXANIZ

"Según te acercas al agua, suben vapores calientes, es la misma sensación que cuando te vas a meter en un jacuzzi". la frase es de Xabi Etxaniz, técnico y pareja de Maialen Chourraut, la actual campeona olímpica de eslalon en K1, y bronce en Londres 2012. El agua del Canal de Kasai, construido en la bahía tokiota de Obaida, es "un caldo". Son las condiciones extremas que se encontrarán la guipuzcoana y Ander Elosegi (C1). Ambos compiten en la madrugada del sábado al domingo (desde las 06:47 horas, final de C1 el lunes a las 8:45 y de K1 el martes 09:00).

El equipo llegó el 8 de agosto para poder leer unas aguas bravas que no habían podido tocar, por la pandemia, desde 2019. "El agua está a unos 30º y en el exterior sube hasta 35º, por lo que estamos continuamente aplicando chalecos de hielo, toallas frías, hidratando cada cinco o diez minutos... Es difícil gestionar de cabeza", apunta Etxaniz, que confía en que durante los descensos (1,5 minutos) afecte menos que en los entrenamientos largos. Maialen sufrió hasta un pequeño golpe de calor.

La guipuzcoana (38 años), y sudores aparte, llega liberada a la gran cita. Atrás han quedado una fisura de costillas, mareos y vértigos que le obligaron a realizar trabajos de circuitos cognitivos para recuperar el equilibro. Y, sobre todo, ya tiene una piragua con la que se siente cómoda. Resopla Etxaniz: "¡Bufff! Desde Río habremos probado 25".

Maialen se refresca en el Canal de Kasai.

Un cambio en la reglamentación (eliminación de las quillas) dejó a Maialen KO. Pesa poco, 55 kg, y por eso no le sirve un molde estándar y hay que recortar el kayak. Pero eso provoca desequilibrios al variar la línea de flotación. Tras probar con tres fabricantes, la solución llegó a finales de 2020. También dejó la Seo para trasladarse a San Sebastián, cerca de los suyos. Un reseteo. "El año pasado hubiésemos llegado muy justitos a los Juegos, pero ahora Maialen está a tope... Por fin bien", avisa Etxaniz. A tope para el día D.