NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

Iñaki Peña, contra la ‘ley Ter Stegen’

El alicantino, brillante ante el Oporto con cuatro paradas, demostró que está para mucho más que los minutos de la basura y que la portería del Barça es más que el alemán.

Actualizado a
Iñaki Peña, en un momento del Barça-Oporto de este martes.
Siu WuEFE

El mundo del deporte suele agradecer noches como la de Iñaki Peña ante el Oporto. Un canterano humilde que ha trabajado en silencio y que jamás ha levantado la voz. Uno de los pocos jugadores del Barça que, seguramente, podrían pasar desapercibidos por la calle, y que demostró este martes donde se hace, en el césped, que es un portero de primerísimo nivel. Sus cuatro paradas confirmaron aquello que demostró hace un par de años cuando salió cedido al Galatasaray y, de estreno, se encontró en el Camp Nou jugando contra ‘su’ Barça en un partido de Europa League. Aquella noche, Iñaki Peña demostró que había portero. El miércoles, contra el Oporto, mantuvo en pie al equipo en la primera parte con varias intervenciones (una de ella fabulosa ante Varela) y luego estuvo firme en el segundo tiempo. Ter Stegen, que ya es uno de los capitanes de la plantilla, le felicitó al final del partido.

Portero sobrio, Iñaki Peña tiene casi todas las condiciones para jugar en el Barça. Va bien por arriba, sabe jugar adelantado y anticipa la salida, se mueve con destreza bajo los palos (ver las paradas a Galeno, Varela o Pepé) y tiene un buen juego de pies sin necesidad de adornarse. Camino de los 25 años, y un contrato hasta 2026, Peña sólo ha jugado siete partidos oficiales en el Barça. Demasiado pocos para un portero con calidad que ha sido internacional en todas las categorías inferiores hasta la Sub-21. Como demostró este martes, no por casualidad.

El partido de Iñaki Peña le legitima para tener minutos en el Barça; y, especialmente, para acabar con la ley Ter Stegen. Desde que le ganó el pulso a Bravo en el verano de 2016 y provocó la venta del chileno, el alemán ha ido dejando cada vez menos migajas. El holandés Cillessen sí llegó a jugar la Copa, pero tras su marcha y la llegada de Neto, el alemán jugó las eliminatorias importantes. Eso pasó también con Iñaki Peña la temporada pasada. Después de medirse al Intercity (3-4) y al Ceuta (0-5), Xavi le dejó en el banquillo en el partido de cuartos de final contra la Real Sociedad y en las semifinales contra el Madrid. Una decisión a medio camino entre la falta de confianza en el alicantino y la tremenda ascendencia del alemán, siempre con hambre de jugarlo todo. El rol llegó casi a ser desagradable, teniendo que jugar medio tiempo en Valladolid y media hora contra el Celta no como gesto hacia él, sino con la única intención de que Ter Stegen asegurase su condición de portero menos goleado del campeonato. Extemporáneo.

Más allá de lo que tarde en recuperarse de sus problemas en la espalda, Iñaki Peña se ganó más minutos legítimamente este martes contra el Oporto. Al menos, ser el portero titular de la Copa. Los hechos caen por su propio peso. Incluso para Xavi y Ter Stegen.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas