NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ESPANYOL

El diamante en bruto del Espanyol

No explota el balón parado un equipo que con Dani Pendín tenía su fortaleza en este recurso que también fue una de las virtudes de Diego Martínez en el Granada. Es media permanencia.

Actualizado a
18/09/22 RCD ESPANYOL

FOTO CARLOS MIRA
RCDE

Apela buena parte del espanyolismo a los fichajes de invierno como solución a la coyuntura de un equipo que ha ido flirteando con el descenso durante todo el primer tramo de la temporada. Otra esperanza es el retorno de algún lesionado. Y, también, el reseteo mental que vivirá la plantilla durante el obligado parón mundialista. El caso es que tienen Diego Martínez y los jugadores más de un recurso que explotar, acaso dormido en las 14 primeras jornadas. Un diamante en bruto que pulir hasta descubrir su enorme potencial.

Ese ‘debe’ en la hoja de servicios del Espanyol se llama balón parado. Y no hablamos aquí del defensivo, que ha sido una de las grandes lacras que han llevado al conjunto a sumar solo 12 puntos en el arranque liguero, a menudo por graves fallos de desatención. En este caso, es la estrategia como ingenio ofensivo mediante el que anotar goles. Solo dos han nacido en sendos córners (y no directamente), el de Edu Expósito ante la Real Sociedad en Anoeta y el de Javi Puado en el RCDE Stadium frente al Elche (con Expósito de asistente), y ni siquiera bastaron para conseguir una victoria, ya que acabaron en derrota y empate, respectivamente.

En una Liga tan sumamente igualada, el balón parado puede decantar claramente una clasificación. El Espanyol es decimotercero en ese apartado. Por delante tiene, entre muchos otros, a rivales a priori directos como Rayo Vallecano (siete), Almería (seis), Getafe (cuatro), Girona, Mallorca y Elche (tres).

El segundo y definitivo tramo del campeonato difícilmente puede ir a peor. Al contrario. Las perspectivas deben ser buenas si se toman en cuenta los precedentes. Por una parte, viene el Espanyol de dos temporadas en las que, con Vicente Moreno de entrenador y Dani Pendín como especialista en el balón parado, encontró ahí una de sus fortalezas. Sin ir más lejos, nueve de sus 40 dianas las anotó así la pasada campaña, en el retorno a Primera. Por otro lado, también Diego Martínez sobresalía anteriormente en la estrategia.

El gol de Puado al Elche surgió de un saque de esquina.
Ampliar
El gol de Puado al Elche surgió de un saque de esquina.Alex CaparrosGetty

Con el Granada, el actual preparador perico llegó a ser el quinto mejor equipo español en goles a balón parado, con los diez que anotó el curso 2019-20, que le ayudaron a terminar en una séptima plaza que le valió la primera clasificación para Europa en las nueve décadas de historia nazarí. Y nueve anotó su escuadra la temporada siguiente, en la línea del Espanyol con Pendín.

Deberá afinar el conjunto perico a la vuelta de la Copa del Mundo para completar acciones en las que hasta ahora solo ha sido capaz de merodear, sin conseguir, el gol, como lo son los centros de córner o faltas laterales a menudo de Darder o Brian Oliván en que Leandro Cabrera, Sergi Gómez o Fernando Calero han llegado a cabecear, en que Joselu Mato ha arrastrado a centrales al primer palo o peinado el balón y en que los jugadores del Espanyol han ocupado bien los espacios en el área, sin llegar a convertir. El balón parado es media permanencia.