NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

LIGA F

La Liga F no arranca

“Para hacer historia hay que estar unidas y aguantar lo que haga falta. Como si no hay Liga en todo el año”. Las árbitras se mantienen firmes en su decisión de no pitar la primera jornada.

Actualizado a
Imagen de la rueda de prensa de las árbitras en la que se quejaban de su condición de no profesionales.

Viernes. 22:30 horas. Hay decisión. Las árbitras, tras un viernes intenso de negociaciones entre las propias involucradas, la LPFF, la RFEF y el Consejo Superior de Deportes, han decidido no pitar la primera jornada de la histórica primera Liga Profesional Femenina de la historia del deporte español, que debería haber arrancado hoy con un Atlético-Real Sociedad y un Alhama-Madrid CFF (12:00 horas).

“Para hacer historia hay que estar unidas y aguantar lo que haga falta. Como si no hay Liga en todo el año”, dicen contundentes. El lunes 12 de septiembre, a las 12:30 horas, darán una rueda de prensa, en el salón Villalonga de la Ciudad del Fútbol de las Rozas, en la que explicarán los motivos del parón indefinido de su actividad.

Fue este mismo jueves, a unas 36 horas del pistoletazo de salida de la nueva Liga Profesional Femenina, cuando las árbitras y asistentes de la Primera División comunicaron que no pitarían ningún partido de la máxima categoría si no se resolvía la indefinición de su “situación laboral y económica”.

Y es que de los 3.300 euros que los clubes pagaban por partido en el recibo arbitral la temporada pasada, las colegiadas ingresaban 300 euros, las principales, 172, las asistentes y 80, la cuarta árbitra. Esta cantidad y la ausencia de una relación laboral garantista es la que ha terminado cristalizando en un parón indefinido.

Desde la LPFF defendieron, en un comunicado emitido pasadas las doce de la noche, que hacía dos días trasladaron una oferta en la que las árbitras multiplicarían por cuatro sus ingresos: 1.650 euros por partido para la principal y 825 para asistentes. Una propuesta por la que, indicaron, no obtuvieron respuesta.

Sin embargo, desde el CTA la postura es la de que la oferta llegaba muy tarde, no incluía a las cuartas árbitras y no cumplía con las garantías que exigen las árbitras, ya que no era una “cuestión de dinero”. Las colegiadas quieren tener un contrato laboral, cotizar a la seguridad social, su correspondiente derecho a baja... Algo que con la oferta de la LPFF la RFEF, que sería con la entidad con la que tendrían la relación laboral, no puede cumplir. Su estimación sería de unos 21.000 euros (gastos de gestión, sueldo, seguridad social...) por el recibo arbitral.

El viernes, a mediodía, fue el turno del CSD que, a través de su presidente José Manuel Franco, hizo saber al colectivo de árbitras que contarían con todo el respaldo del organismo “para mejorar sus condiciones actuales, aumentar su salario y ser reconocidas profesionalmente. El Consejo celebrará reuniones entre las partes desde la próxima semana para impulsar una negociación que cumpla esos objetivos”.

Sus esfuerzos, no obstante, fueron en vano. A última hora de la noche las árbitras comunicaban su decisión de no pitar la jornada 1 de la Liga F: “Como si no hay en todo el año”. Su parón, indefinido, será explicado por ellas mismas el próximo lunes.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?