REAL MADRID

Aprobados y suspensos del Real Madrid contra el Cádiz

Hazard fue el mejor en el ataque blanco y rozó el gol en dos ocasiones. Kroos estuvo muy solo y Casemiro se jugó la expulsión. Militao y Alaba son un escudo.

0

Courtois: difícil tener un partido más placido. Más allá de alguna jugada a balón parado que tuvo que descolgar, apenas intervino. El Cádiz jugó a sobrevivir y a encontrar una o dos jugadas de peligro que si bien, llegaron, ni siquiera provocaron sus paradas. Lo mejor: quinto partido consecutivo sin encajar.

Lucas: en partido tan cerrados, el gallego se atasca. El plan que propuso el rival le obligó a intervenir mucho en el juego. El problema es que mientras más, menos. Centros sin criterio y tomas de decisión equivocadas que no aportaron nada a su equipo.

Militao: su nivel de confianza está por las nubes. Casi a la altura de su nivel físico. Demostró una superioridad insultante ante Lozano en la primera parte y ante Negredo en la segunda. No hay hoy, en el fútbol mundial, muchos centrales que puedan jugar a su nivel.

Alaba: otro al que es difícil verlo fallar. No es tan expeditivo como su compañero, pero su importancia va más allá de sus buenas acciones defensivas. Es un espectáculo verlo mandar, colocar y ayudar a sus compañeros. Al final, se animó a ir al ataque en busca del gol.

Mendy: normalmente parece que juega descontrolado. Hoy no lo pareció, fue así. El Cádiz cerró bien su banda y, desconcertado, se movió sin mucho criterio intentando entrar en contacto con la pelota.

Casemiro: sus desconexiones son difíciles de entender. Se jugó la roja en una entrada por detrás en la primera parte. En una jugada que tampoco pedía nada más allá que un agarrón. Se puede dar con un canto en los dientes por ver solo amarilla, aunque la misma le haga perderse el próximo partido contra el Athletic.

Kroos: el alemán puso todo su empeño en darle velocidad al juego. También probó suerte con algún disparo lejano. Pero estaba demasiado solo en la sala de máquinas. De hecho, es que la 90% del juego pasó por sus botas. Rozó la asistencia con un buen pase a Hazard en el segundo tiempo.

Valverde: el uruguayo fue el mediocampista más incisivo. Estuvo a punto de marcar con un disparo de fuera del área en la primera parte y dejó solo a Vinicius con un gran pase al espacio en la segunda. Pero le falta continuidad en el juego y se le nota, especialmente en la toma de decisión. Además, mientras menos espacio tiene para correr, peor para él.

Hazard: el belga fue de más a menos. Lo mejor de todo fue que, cuando el partido se empezaba a complicar para el Madrid, con 0-0 y el Cádiz encerrado, fue quién más peligro generó para los blancos. Especialmente con un remate de cabeza tras un buen desmarque. Su primera parte fue pobre, al nivel del resto del equipo, pero demostró en la segunda que todavía es recuperable y que puede aportar cosas a este equipo en ataque.

Vinicius: el brasileño ya es ese jugador al que los equipos le hacen un marcaje personalizado. Fue incapaz de tocar la pelota en la primera parte porque Cervera así lo quiso. En la segunda, el Madrid forzó para nutrirle de balones y funcionó. Estuvo lento en la definición y sin espacio para el regate, pero volvió a protagonizar muchas de las jugadas de peligro de su equipo.

Benzema: como es habitual en los últimos meses, su presencia en el juego es menor. Esto se nota en la creatividad del Madrid, más limitada. Pero cuando es capaz de aparecer con regularidad, es una bendición. El partido se convirtió en otra cosa cuando el francés asumió el protagonismo. Respecto al gol, se encontró con Ledesma y con el buen trabajo defensivo rival.

Jovic: el serbio exprime cada uno de los minutos que tiene. Sabe que es el camino para hacerse un hueco. No estuvo tan acertado como en los últimos partidos, pero aportó algo diferente y complicó a la defensa rival.

Nacho: prácticamente, no participó. Entro para que Alaba pudiese ocupar el lateral izquierdo.