BARCELONA

El nuevo orden de Xavi

AS descubre en exclusiva algunas de las normas básicas que impondrá el nuevo técnico blaugrana, presentado ayer, en el vestuario a partir de este martes.

0

Xavi Hernández dejó muy claro en su presentación como nuevo técnico del Barcelona que los pilares de su proyecto se basan en el "orden y la exigencia". Para conseguir este reto, el egarense cuenta con una serie de normas y reglas que ha aprendido a lo largo de su etapa como jugador, "cuando hemos tenido orden y disciplina, las cosas han ido bien, pero cuando no hemos tenido orden ni disciplina, todo se ha torcido y ha acabado mal".

En AS podemos desvelar un decálogo de reglas que a partir de ahora se regirán dentro del vestuario blaugrana:

1- Los jugadores han de estar una hora y media antes del entrenamiento.
Hasta ahora, se permitía un cierta relajación en cuanto a la hora que tenían que estar en el vestuario, teniendo en cuenta que las sesiones empezaban a las 11 horas. A partir de este martes, se acabó llegar media hora o veinte minutos antes. Todos han de estar con 90 minutos de antelación. El objetivo es tener tiempo para preparar los entrenamientos y que los jugadores desayunen con tranquilidad. También poder realizar algunas charlas individuales para comentar aspectos del trabajo. Eso quiere decir que a partir de ahora, la hora límite de llegada será 9.30 horas. El control de llegadas lo realizará el delegado Carles Naval.

2- El staff ha de presentarse dos horas antes del entrenamiento.
Xavi es el primer en dar ejemplo, por lo que sus ayudantes y resto de miembros del vestuario, han de ‘fichar’ 120 minutos antes del entrenamiento, con el objetivo que cuando empiecen a llegar los jugadores, tengan ya todo preparado para iniciar su sesión.

3- Los jugadores comen en la Ciutat Esportiva.
Se acabó la voluntariedad. A partir de este martes, todos los futbolistas del primer equipo han de almorzar y comer en el comedor de las instalaciones blaugrana bajo los parámetros marcados por los nutricionistas del club. Una correcta alimentación puede evitar lesiones y mejorar la preparación física.

4- Se instauran las multas.
Desde que marchó Luis Enrique, las sanciones por faltas leves, graves o muy graves desaparecieron, con el argumento de que los futbolistas son suficientemente profesionales para saber lo que tienen y lo que no tienen que hacer. Lo cierto es que este tipo de gestión puede funcionar en un escenario ideal, pero en la vida real resulta mucho más complicado. Xavi vivió en la época de Rijkaard como el vestuario se diluía por la relajación en las normas y como Guardiola instauró un rígido código de conducta, que acabó dando muy pronto sus frutos.

5- Sanciones exponenciales.
Las multas estarán fijadas con un ritmo geométrico y no aritmético. Eso quiere decir que si un jugador llega tarde a un entrenamiento pagaría la sanción más leve, 100 euros, a la segunda sanción, sería 200, pero si repite una tercera, se elevaría a 400, y así ‘ad infinitum’. Algunos jugadores, en la época de Luis Enrique, alcanzaron los 6.000 euros de multas en una sola temporada.

6- 48 horas antes de un partido no se puede llegar tarde a casa.
Cuando el equipo esté a dos días de jugar un partido, se prohíbe llegar más tarde de las doce de la noche. Se considera que el jugador ha de ser consciente que ha de llegar al partido en las mejores condiciones posibles y una de las exigencias innegociables es llevar una vida ordenada y más aún en vísperas de los partidos.

7- Meritocracia.
Se juega como se entrena y la meritocracia es el único camino hacia el éxito. Sólo los que mejor se entrenen y que más compromiso tengan en el trabajo tendrán opciones de ser titulares. El resto chupará banquillo o en el peor de los casos ni irá convocado.

8- Control de las actividades extradeportivas.
Los futbolistas pueden tener otras facetas que no sean estrictamente el fútbol, pero si éstas acaban afectando su rendimiento, al necesitar viajar o dedicarle muchas horas, tendrán que tener la supervisión del cuerpo técnico. No se pueden hacer viajes particulares de varias horas de avión durante la temporada sin el permiso explícito del entrenador.

9- Prohibidas actividades de riesgo.
Se acabó ver a un jugador haciendo surf o yendo en bicicleta eléctrica. Este tipo de prácticas se sancionan como falta muy grave y pasaría a mano del departamento jurídico al considerarse un incumplimiento flagrante del contrato.

10- Buena imagen.
Los jugadores son parte fundamental del club y tienen que ser los primeros en dar ejemplo. Se han de mostrar empáticos con los aficionados y se prohíben actitudes reprobables. Durante los viajes han de cumplir con las normas de conducta y fomentar en todo momento el barcelonismo.

El primer día en ‘la oficina’ de Xavi

El técnico, que llegó a las 8.35 horas a la Ciutat Esportiva, vivió una jornada intensa de reuniones, recibimientos, discursos y al final entrenamiento en el campo.

Xavi Hernández madrugó en su primer día de trabajo al frente del FC Barcelona. A las 8.35 horas, dos horas y media antes del entrenamiento, el flamante nuevo entrenador aparecía en la Ciutat Esportiva. En todo caso, no fue el más madrugador de la plantilla porque Eric García e Iñaki Peña ya estaban dentro, y Pedri llegaba justo delante de él. Poco a poco fueron apareciendo el resto de jugadores casi dos horas antes del entrenamiento, sorprendiendo a la gente que esperaba en la puerta de acceso a la Ciutat Esportiva. Y es que tal como adelantamos en exclusiva en AS, una de las nuevas normas que se regirá el primer equipo exige que los jugadores acudan una hora y media antes de la hora fijada del entrenamiento, mientras que el staff lo ha de estar dos horas antes.

También llegó relativamente temprano el presidente Joan Laporta, al que le acompañaba su habitual séquito, formado por el vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, y el director de fútbol, Mateu Alemany, más conocidos como “el destacamento”, desde que Laporta les definió así por su aventura la semana pasada en Qatar para traerse a Xavi.

Dentro ya estaban esperando el asesor del presidente, Enric Masip, como Jordi Cruyff, director del área internacional, y el secretario técnico, Ramon Planes. Antes de empezar con los discursos, Xavi saludó uno a uno personalmente a los jugadores. No eran todos, ni mucho menos, ya que los internacionales estaban con sus selecciones. Especialmente efusivo se mostró con Ousmane Dembélé, al que el francés agradeció sus palabras de apoyo en su presentación, como con Nico González, jugador que seguramente será uno de los pilares en los que se sustentará su proyecto.

Una vez finalizadas las presentaciones, Joan Laporta cogió los mandos para realizar un mensaje optimista y lleno de ilusión respecto al proyecto que se inicia ahora. Después fue Xavi quien refrendó las palabras del presidente, ahondando en la idea de “máxima exigencia” para volver a estar en lo más alto.

Y después, llegó el momento más esperado de Xavi, el de saltar al campo para completar su primer entrenamiento con el FC Barcelona. Allí le esperan un puñado de jugadores del primer equipo, entre ellos el guardameta Neto, ya recuperado de su proceso febril, junto a Riqui Puig, Umtiti, Luuk de Jong y Mingueza. Para sumar más efectivos, llamó a un total de siete jugadores del filial: Comas, Mármol, Álvaro, Abde, Jutglà, Aranda y Akhomach. Este último es un extremo del filial, de tan sólo 17 años, que visto lo visto los problemas que tiene el equipo en esa posición, podría tener más presencia en el primer equipo y entrar en dinámica de trabajo durante estas semanas.