REAL MADRID

El gran ahorro será en 2022

El plan del Real Madrid para rehacer el equipo pasa por aligerar la masa salarial, una misión que dará un salto de gigante el verano que viene: acaban contratos por valor de 92 millones.

Madrid
0

El Real Madrid no anda en absoluto tan apurado como el Barcelona en la parcela económica y, en especial, en el asunto de los salarios: el equipo blanco cerró el curso pasado con el límite salarial en 473,3 millones de euros y con un gasto en salarios (a nivel global del club) de 448 millones. Hay margen, pero se acerca peligrosamente al límite, si bien el retorno de los aficionados a los estadios este curso debería aliviar rápidamente esa situación. Las cuentas que va a presentar el club, con un beneficio de más de 800.000 euros en la temporada 2020-21 (la previsión era perder 91 millones), sin duda ayudarán a que LaLiga flexibilice aún más el límite blanco, mientras el Barcelona proyecta presentar pérdidas por encima de 300 millones y está por ver cuánto cae su límite salarial, que ya está en 347 millones, el 110% de los ingresos actuales.

Pero la operación Mbappé le exigiría al Madrid un ajuste de salarios para dar encaje a los emolumentos del francés, que, de firmar por el Madrid, lo hará ganando no menos de 25 millones netos por temporada, es decir, 50 brutos. El Madrid viene haciendo lo posible por aligerar esa masa salarial y dando salida a los jugadores que sabe que no contarán deportivamente, tanto en el primer equipo como en la cantera. Sin embargo, la misión de recortar gastos en sueldos de momento va lenta: sólo ha salido Sergio Ramos, que costaba 24 millones brutos por curso, y ha llegado Alaba, que cobrará precisamente esa cantidad. 

Y es que hay una serie de jugadores cuyo peso deportivo en el Madrid ya es escaso, pero que mantienen buenos contratos y salarios importantes y que en cierta manera agarrotan la capacidad blanca en este sentido. Pero el próximo verano, el de 2022, será clave en ese apartado: sólo en contratos que finalizan, el Madrid puede liberar dentro de un año hasta 92 millones de euros de masa salarial.

Marcelo, con Florentino Pérez.

Cinco futbolistas acaban contrato en junio de 2022: Modric, Bale, Marcelo, Isco y Varane. También Benzema y Carvajal, pero ambos tienen ya acuerdos de renovación con el club pendientes de hacerse oficiales, por lo que en la práctica no entrarían en este grupo. Varane se niega a renovar y tiene el cartel de transferible; lo más probable es que se acabe marchando este verano al Manchester United, liberando así su ficha, de 12 millones brutos. Si no lo hace y se queda, el Madrid da por sentado que finalizaría su contrato y se iría sin dejar dinero en la caja.

Los 12 millones de Varane están en seria duda, pero hay otros 80 que sí se liberarán seguro en 2022: Modric supone 20 millones al año (renovó por un curso, con recorte de salario incluido), Bale 30, Marcelo 16 e Isco, 14. El croata es el único que tiene opciones de permanecer en el Madrid más allá de junio de 2022; la idea del club era que hubiese dejado el puesto ya el pasado 30 de junio, pero su excelente rendimiento, pese a sus 35 años, replanteó la situación. Contará con más competencia este año (Valverde, Ceballos, Odegaard...) y es muy posible que en 2022, al borde de los 37 años, sí llegue el momento de que abandone el Madrid. Pero en el caso de Luka, mejor nunca dar nada por sentado, pues ha demostrado que los años no pasan por su rendimiento sobre el campo.

Bale, Marcelo e Isco son 60 millones

Bale, Marcelo e Isco sí saldrán con toda seguridad. El galés lleva años sin contar, tanto que el Madrid el curso pasado le cedió al Tottenham, pagando la mitad de su salario, con tal de liberar el 50% de su enorme ficha (30 millones). Ha intercambiado piropos con Ancelotti y probablemente se quede para intentar cerrar su periplo de blanco con una buena temporada, aunque si finalmente Mbappé puede llegar, el sitio que ocupa Mbappé en la masa salarial es fundamental. 

Marcelo se queda este curso para ser el primer capitán, pero sabiendo que Mendy es el titular en el puesto de lateral izquierdo y que Miguel Gutiérrez le pisa los talones. E Isco es otro que tampoco contaba y que pidió salir, pero el retorno de Ancelotti le ha dado nueva vida, ha llegado a la pretemporada en plena forma y pretende irse del Madrid por la puerta grande. Marcelo cuesta 16 millones por curso e Isco, 14. Entre ellos dos y Bale generan el hueco para Mbappe, y Modric da otros 20 millones de propina. Un recorte que llegará por su propio peso, con el final de los contratos, y que ayudará a que el Madrid replantee la renovación de la plantilla sabiendo que tiene hueco para acometer las operaciones que sean necesarias.