REAL MADRID

Isco sorprende a Ancelotti

El malagueño ha comenzado la pretemporada en un tono físico que ha sorprendido a los aficionados y al cuerpo técnico. Su futuro sigue siendo una incógnita.

0

Isco (29 años) afronta una pretemporada muy importante para él desde que llegó al Real Madrid en 2013. La llegada de Carlo Ancelotti le ha abierto un nuevo horizonte y su marcha, que estaba cada día más decidida, se ha frenado en seco. El italiano fue el primero capaz de sacar su mejor nivel durante su primera etapa en el banquillo blanco y siempre le ha demostrado su confianza. Además, es un entrenador al que le gusta jugar con un diez en sus equipos, posición en la que el malagueño se desenvuelve a la perfección. Bajo sus órdenes jugó 106 partidos, marcó 17 goles y repartió 21 asistencias.

El ex jugador de Valencia y Málaga, consciente de lo significativos que serán estos días para él, ha querido aprovechar la oportunidad que se le ha presentado y ha llegado a Valdebebas más en forma que nunca. Ha trabajado a conciencia todo el verano y su aspecto físico así lo denota. Su figura, siempre en duda entre el madridismo, es más fina que nunca, y el cuerpo técnico está gratamente sorprendido con el buen estado que ha mostrado en sus primeras sesiones de entrenamiento. Quiere, en el Madrid o en el equipo en el que recale, demostrar que todavía tiene mucho fútbol que dar.

Para seguir, Isco tendrá que convencer a Ancelotti de que puede hacerlo mejor que otros futbolistas en su posición. Con Zidane, había perdido su estatus en la plantilla, llegando a ser último en la rotación de mediocampistas por detrás de canteranos como Arribas o Blanco. El año pasado apenas disputó 1.092 minutos repartidos en 25 partidos. Su relación con el francés se debilitó hasta tal punto que el futbolista pidió salir del Madrid el pasado mes de enero, aunque no se concretó su marcha. Finalmente se quedó y, siete meses después, su futuro ha podido dar un giro de 180 grados. Eso sí, ahora tendrá más competencia que el curso pasado ya que, además de Modric, Kroos y Valverde, han vuelto Odegaard y Ceballos, además de los ya citados Arribas y Blanco. Incluso Brahim, que está cerca de salir pero no ha cerrado su cesión al Milán, podría ocupar la posición.

La llegada de Pintus también es un plus para Isco. El preparador físico italiano perdió importancia con la llegada de Lopetegui en 2018 hasta acabar saliendo del club en 2019. Esta pérdida de protagonismo coincide con la caída en el rendimiento del malagueño que, desde entonces ha pasado de ser un actor protagonista a un extra. El experto en el acondicionamiento físico es otro de los motivos para creer que Isco puede recuperar su mejor tono corporal, mental y futbolístico.