EUROCOPA

Wembley, un escenario de leyenda

Inglaterra ganó en este mítico estadio el Mundial 1966, el único título de su historia. El campo londinense acoge su undécima final.

0
Wembley
HENRY NICHOLLS REUTERS

Wembley es uno de los estadios más importantes del mundo. Cualquier aficionado al fútbol ha soñado con vivir un partido en sus gradas y, a poder ser, una final. Este estadio de la capital de Londres ha acogido a lo largo de su historia diez grandes finales, ocho de ellas a nivel europeo y las dos restantes a nivel mundial.

La primera fue la de la Copa de Europa de 1963, con el Milan de Nereo Rocco ganando al Benfica de Eusébio. Pero la más importante es, sin duda alguna, la del Mundial de 1966. Esta final reunió a Inglaterra y a Alemania Federal. Los anfitriones, con una convocatoria llena de leyendas británicas (Bobby Moore, Bobby Charlton, Gordon Banks...), vencieron a la Alemania de un jovencísimo Beckenbauer por 4-2. Sin embargo, el resultado no hace justicia a la polémica vivida aquel día. El 3-2 logrado por Geoff Hurst en la prórroga es el gol fantasma más famoso de la historia del fútbol. Todavía es difícil creer que el juez de línea azerbaiyano Tofiq Bahramov viese que ese balón, tras golpear el larguero, tocase el suelo dentro de la portería.

Tras aquel partido, se sucedieron cuatro finales de la Copa de Europa consecutivas, dando como resultado la primera Orejona para el Manchester United (Charlton, Best..), la primera del Ajax (Cruyff, Neeskens...), la segunda del Liverpool (Dalglish, Hughes...) y la primera del Barça ante la Sampdoria con el famosísimo gol de Koeman. Inglaterra volvió a acoger un gran evento en 1996 y Wembley fue sede de la final de la Eurocopa entre Alemania y República Checa.

Si el viejo Wembley era reconocible por sus dos torres en la fachada, el nuevo, inaugurado en 2007, lo es por el enorme arco que lo traspasa por encima. Allí se disputó la final de la segunda Champions del Barça de Guardiola, la final de los JJ OO que perdió la Brasil de Neymar, Thiago Silva o Marcelo contra México y, por último, la final de Champions entre el Bayern de Heynckes y el Dortmund de Klopp. Hoy se escribirá una página más en la historia de Wembley.