EUROCOPA (SEMIFINALES) | INGLATERRA 2 - DINAMARCA 1

Dinamarca clama al cielo: "¿Qué diablos es esto?"

Los hinchas daneses se vieron perjudicados por el arbitraje de Makkelie y todo lo sucedido en Wembley.

0

El dudoso penalti con el que Inglaterra se deshizo de Dinamarca en las semifinales de la Eurocopa ha levantado las ampollas en el país nórdico. La gente acabó orgullosa del rendimiento mostrado por su selección, pero también muy cabreada por el desenlace de la semifinal y la actuación arbitral del neerlandés Makkelie.

Hay varios aspectos que han enfurecido a los hinchas. Además del propio penalti en sí, calificado por el seleccionador Hjulmand como dudoso, está el hecho de que durante la carrera de Sterling hacia el área hubiera otro balón que prácticamente tuvieron que esquivar en la jugada. "¿Pero qué diablos es esto? ¡Hay dos balones!", "Con dos balones no se puede jugar, eso es trampa", dijeron enseguida por redes algunos de los aficionados. Pese a que la jugada se revisó en el VAR, no se entendió que la presencia de otra pelota fuera determinante en la jugada.

Un asunto que enfadó también mucho en Dinamarca fue que un puntero láser estuviera apuntando a a Schmeichel justo antes del lanzamiento de Kane. "Italia debe ganar por el bien del fútbol; Dinamarca hoy fue robada", decía otro de los comentarios en redes. La antideportividad con la que Inglaterra, el adalid del juego limpio, se impuso a Dinamarca disparó el enfado de hinchas y jugadores. "Esto es una mierda", resumió el mediocentro Hojbjerg. El sueño de Dinamarca en la Euro acabó de forma abrupta y polémica.