EUROCOPA (E) | POLONIA

Boniek: "España quiere tener el balón todo el partido"

El presidente de la Asociación Polaca de Fútbol ratificó en el puesto de seleccionador de su país al portugués Paulo Sousa y elogió al equipo español.

0
Boniek: "España quiere tener el balón todo el partido"
KACPER PEMPEL REUTERS

El presidente de la Asociación Polaca de Fútbol, Zbigniew Boniek, ratificó en el puesto de seleccionador de su país al portugués Paulo Sousa y elogió al equipo español, su rival el próximo sábado en un duelo clave para las aspiraciones de ambos en la Eurocopa.

Boniek rechazó que el combinado polaco esté invadido por el pesimismo tras perder con Eslovaquia en su estreno competitivo: "No veo un agujero mental en nuestro equipo".

El mandatario de la federación polaca asume ahora las dificultades de su selección para avanzar en la Eurocopa y el favoritismo de España en el duelo de Sevilla. "No quiero obligar a crear optimismo. Hay que ser realistas. Jugamos ante un rival que tuvo el 82 por ciento de posesión de balón contra Suecia. No es Italia, que juega rápido y quiere pasar de la defensa al ataque lo más rápido posible con sus extremos. El juego de los españoles es que se llevan el balón desde que están en el túnel y no quieren perderlo en todo el partido", relató Boniek.

El presidente de la Asociación Polaca asume la dificultad del duelo contra España, que no pasó del empate en el partido que disputó contra Suecia.

"Espero un partido difícil y duro y que hay que afrontar con humildad, pasión y saber que habrá que correr mucho detrás del balón y aprovechar las ocasiones para contraatacar. Lo más importante en el fútbol es marcar un gol más que el rival. Y tenemos un problema con eso porque perdemos por un solo tanto en todos los partidos", indicó.

Boniek es consciente de las complicaciones con las que se ha topado Polonia tras caer contra Eslovaquia.

"La derrota con Eslovaquia nos complicó mucho la situación en el grupo porque no recuerdo que después de perder en el primer partido de un torneo la selección de Polonia triunfe más tarde. Sin embargo, esto no nos impide ser optimistas. Mientras haya oportunidades y posibilidades hay que jugar. Los equipos tienen sueños y expectativas cuando van a un gran evento. Yo también. Primero como futbolista y luego como presidente tengo sueños. A veces se hacen realidad y otras no. Pero creo que nuestros sueños durarán lo más posible", dijo Bonek en el Polsat Plus Arena de Gdansk.

"Incluso con diez jugadores estuvimos cerca de marcar. Entiendo las críticas porque lo importante es el resultado pero al margen del primer gol, que encajamos en un error individual, fuimos mucho mejores durante todo el partido. Es verdad que los ganadores fueron los eslovacos y la gloria es para ellos. Debemos sufrir ahora y hacer lo nuestro. No vamos a tirar a nadie a la pila porque nunca lo hicimos. Ganamos y perdemos todos", añadió.

Boniek tiró de recuerdos y se refirió al Mundial de España 1982, al que acudió como jugador. "Empatamos el primer partido contra Italia y el segundo ante Camerún y nos criticaron más que ahora pero supimos convivir con eso. Nuestros jugadores saben que están en una situación difícil y veremos como reaccionan. A ver cómo jugamos".

"No podemos lamentarnos. Juguemos, hagamos nuestro trabajo y a ver como estamos cuando termine esta fiesta. En el siglo XXI solo en una no superamos la fase de grupos. El fútbol polaco debe ir a grandes eventos pero lo que logra en ellos es un problema porque creo que hacemos muy poco en relación con nuestro potencial real", indicó.

Boniek mantiene la confianza en el seleccionador, el portugués Paulo Sousa, al que llevó al cargo tras despedir a Jerzy Brzeczek en el pasado mes de enero.

"Eso nunca pasó por mi mente. Tenemos un técnico muy inteligente y muy bueno. Todos los que trabajan con él están a su lado. Nos ha faltado un poco de suerte", indicó el presidente, que no se ha planteado el cese del actual preparador.

"Nos clasifiquemos o no Paulo Sousa seguirá como seleccionador. No lo despediré. Me gustaría que hubiera en Polonia diez o quince entrenadores con su mentalidad y creatividad, que quieran jugar al fútbol y enseñar ese juego. El trabajo del técnico también depende de la suerte. Mi valoración global es positiva", insistió Boniek. EFE