REAL MADRID

Aprobados y suspensos del Madrid: Benzema y Modric representaron el orgullo blanco

Aunque ninguno de los dos estuvo especialmente acertado, culminaron la remontada con un tanto cada uno. Partido con olor a despedida de algunos jugadores.

Courtois: aunque casi no tuvo que intervenir, no tuvo un partido tranquilo. El Villarreal siempre llegaba con peligro obligando al belga a estar muy activo tanto en sus movimientos como en sus indicaciones. Con el pie, volvió a ser uno más en la salida de balón, ayudando mucho a superar la presión del rival. No pudo hacer más en el gol de Pino.

Odriozola: intervino con asiduidad en el juego. Ha sido un puñal por la derecha, aunque no ha sido capaz de culminar su internadas con buenos centros. Con el paso de los partidos ha ido ganando en confianza y cada vez su rendimiento es mejor y más regular, algo que podría valerle para seguir en el Madrid una temporada más.

Militao: se ha hecho jefe de la defensa sin Ramos, incluso por encima de Varane. El brasileño hace todo: anticipa, corrige, despeja… Salvó una jugada de gol del rival con un repliegue de pura potencia. Eso si, en el gol de Pino, la falta de contundencia en el despeje le jugó una mala pasada y después, ya fuera de posición, no pudo evitar el tanto.

Varane: el francés ha podido jugar su último partido en el Madrid. Su inclusión en el once fue una sorpresa. Le quitó el puesto a Nacho nada más haberse recuperado de su lesión. Se le vio bien físicamente, aunque como Militao, perdió la posición en el gol del Villarreal. Su marcha podría darse en las próximas semanas. Manchester United, Chelsea y PSG, los candidatos mejor colocados.

Miguel Gutiérrez: el canterano sufrió hoy su primer ‘palo’ con el primer equipo. Jugó un buen partido, en línea con lo mostrado en Granada y Bilbao. Sufrió en defensa ante la calidad de Pino y en ataque estuvo sobrio, como el resto del equipo. Sin embargo, parece evidente que su sitio está con los mayores y que el año que viene le veremos apretando a Mendy por un puesto en el once.

Casemiro: es raro ver sufrir tanto al brasileño. Con poca ayuda, Gerard Moreno le ganó la espalda de forma recurrente y tuvo que correr demasiado para atrás. Ha tenido una temporada muy larga y el cansancio ha hecho mella. En la segunda parte, con las correciones de Zidane, estuvo algo más cómodo, pero acabó siendo sustituido pasada la hora de encuentro. Ahora, toca pensar en la Copa América.

Modric: el croata ha acabado agotado esta temporada. No ha tenido un recambio de garantías y se ha quedado sin gasolina en el tramo final. Lo ha intentado, como siempre, pero con menos presencia y acierto de lo habitual. Rozó el gol en el 82 con un disparo lejano y marcó para darle el triunfo al Madrid en el descuento. Pide a gritos un sustituto que le libere de minutos la temporada que viene.

Valverde: el uruguayo estuvo descolocado durante algunos tramos del partido. Era el jugador de mediocampo más adelantado y, por tanto, le costaba llegar a las ayudas defensivas. Eso si, como siempre en él, el sacrificio es innegociable. Corrió como el que más y con balón aportó algunas conducciones de mucho peligro. Fue el único que se atrevió a entrar por dentro. Tras una temporada complicada por las lesiones el COVID, el año que viene aumentará seguro su participación.

Asensio: de los hombres de ataque, es más lúcido con diferencia. Combinaba bien con Odriozola y aporto calidad en los últimos metros, aunque le volvió a faltar mordiente para buscar la portería. Por eso, su cambio por Isco en el 50 sorprendió bastante. El balear es otro de los que ha podido disputar su último partido de blanco. Cuenta para el club, pero si llega una buena oferta para él y para el Madrid podría cambiar de aires.

Vinicius: partido pobre del brasileño, que desde su noche mágica contra el Liverpool ha perdido todo el brillo. Sus decisiones en los últimos metros volvieron a desesperar a sus compañeros. O mejora cerca del área o su papel se podría ver limitado al de revulsivo desde el banquillo si tenemos en cuenta que Mbappé podría llegar a ocupar su posición.

Benzema: en el partido más gris que se le recuerda al francés, marcó dos goles, uno de ellos anulado por fuera de juego. No acertó casi nunca cuando le llegó el balón, y no fue capaz de intervenir con influencia en la circulación. Pero ni con esas dejó de ser clave en el resultado final. Temporada magnífica que no ha podido redondear con el título de Liga, pero que espera hacerlo con la Eurocopa en su regreso a la selección francesa.

Isco: entró en el 50’. Sorprendente Zidane, que no ha contado con él casi nunca este año y le dio protagonismo cuando se jugaba las castañas. El malagueño se movió por todo el frente de ataque y la pidió constantemente. Le dio control al equipo, pero no claridad. Otro de los jugadores que ha podido disputar sus últimos minutos de blanco. El Sevilla lo quiere y la operación podría darse en las próximas semanas.

Rodrygo: con 19 años, el ex Santos muestra un descaro impresionante. Cuando el Madrid necesitaba remontar para tener opciones, el brasileño le dio velocidad y desequilibrio al ataque. De una presión suya estuvo a punto de nacer el primer gol del Madrid, y en el tramo final creo varios agujeros con carreras al contragolpe. Jugó de carrilero gran parte de la segunda mitad, aunque ha demostrado que su sitio es cerca del área.

Marcelo: hoy ha agigantado su leyenda en el Madrid: supera a Roberto Carlos (527) y ya es el segundo jugador extranjero que más partidos ha disputado con la elástica blanca (528). Ha corrido y ha peleado consciente de que el equipo necesitaba los tres puntos. Ha celebrado con rabia el gol de Modric, pero después se ha ido al suelo cuando Ramos le avisaba que el Atleti ganaba 1-2. Una pena en el que puede haber sido su último partido.

Mariano: ganas, ganas y más ganas. Pelea todas y ayuda en lo que puede, pero sigue sin ver puerta. Es un recurso que Zidane ha usado poco y que tampoco ha aprovechado sus oportunidades. El año que viene, si todo marcha según lo previsto, deberá ganarse el puesto, pero en otro equipo.

Nacho: no fue plato de buen gusto quedar relegado al banquillo después de la gran temporada que ha cuajado. Varane le ganaba el puesto en el último partido del curso y veía la mayor parte del mismo desde el banquillo. Sin embargo, eso no le cortó de mostrar su madridismo protestando al árbitro y lamentándose con las jugadas de peligro blancas. Cuando salió, en su línea, no falló. La idea es que siga la temporada que viene, aunque la decisión final pasará por él. La otra duda es si tendrá un hueco en la lista de Luis Enrique para la Eurocopa. Por nivel, se lo ha ganado.