REAL MADRID 2- OSASUNA 0

Aprobados y suspensos del Madrid: Blanco, un veterano de 20 años

El canterano formó con Casemiro un doble pivote que desquició a Osasuna. Militao, héroe inesperado y partido importante para Isco, que desatascó al Madrid.

Courtois: tuvo un partido plácido en lo que a paradas se refiere, pero sí tuvo que participar a menudo con los pies, siempre con acierto. Estuvo colocando a su defensa constantemente. Sin Ramos, ha tenido que asumir un rol de liderazgo y lo ha hecho sin que le pese. También dejó una de sus paradas salvadoras en el primer tiempo sacando un centro envenenado de Manu Sánchez.

Odriozola: el vasco se aplicó muy bien en ataque, aunque sufrió en defensa por la velocidad de los rivales de su banda. Con continuidad, está siendo capaz de mostrar su verdadero nivel, aunque necesita mejorar la finura en los últimos metros. Es de valorar su trabajo incansable. Subió y bajó la banda en una veintena de ocasiones y ni los pulmones ni las piernas le fallaron en ningún momento.

Militao: el héroe inesperado de la noche. La sombra de la falta de gol asomaba más oscura que nunca. Pero Militao, que ya había rozado el gol de cabeza en la primera mitad, apareció como un tráiler en el área del Osasuna para anotar de cabeza su segundo gol con la camiseta blanca, el primero en Liga. A esto hay que sumarle una nueva exhibición defensiva tanto en la anticipación como en el repliegue. Si esto fuera la bolsa, su valor cotiza al alza.

Varane: la mala noticia de la noche. El francés tuvo que marcharse al descanso por unas molestias en la pierna derecha y es duda para el duelo contra el Chelsea. Volvió a mostrarse seguro en la primera parte, pero todo apunta a que tendrá que volver a parar. Y lo hará envuelto en rumores de salida del club el verano que viene.

Marcelo: el brasileño es consciente de que no tiene la potencia de antaño, y trata de adaptarse a un nuevo rol en el que su trabajo es menos desequilibrante pero útil para el equipo gracias a su juego entre líneas, cayendo mucho por dentro. Jugó algo más de 60 minutos sin conseguir ser determinante.

Casemiro: el acompañamiento de Blanco le liberó para entrar más en juego. Incluso en la segunda parte, para aportar en la definición, pisó área con asiduidad hasta encontrarse con el gol gracias a un control defectuoso. Su influencia en el juego del equipo, con o sin Modric y Kroos, es siempre determinante.

Blanco: el cordobés de 20 años parece llevar toda la vida jugando con los mayores. Completó los 90 minutos y lo hizo demostrando una suficiencia táctica y técnica por encima de lo normal. Ese equilibrio que normalmente aporta Casemiro esta vez corrió de su cuenta. A esto hay que sumarle un acierto en el pase clave para la posición. La sensación de que algo raro tendría que pasar para que no triunfase en la casa blanca.

Hazard: hizo justamente lo que se le pide a un futbolista de su talla: ser desequilibrante. Empezó el partido como una moto, moviéndose sin parar y encarando a todo rival que se le ponía por delante. Cuajó una jugada excelente al principio del partido y se adornó con un pase de tacón que apunto estuvo Asensio de convertir en gol. Un minuto después, Herrera evitó que marcase. Fue de más a menos, notándose que lleva mucho tiempo sin jugar un partido entero. Progresa adecuadamente después de tantos problemas físicos.

Vinicius: gris partido del brasileño, al que desde su noche soñada contra el Liverpool le está costando brillar. Sigue corriendo y trabajando, pero también fallando de cara a puerta. Además, se le ve algo tosco en el regate, quizás víctima del cansancio en una temporada en la que ha sido de los pocos que no se ha lesionado de gravedad. Fue sustituido por Rodrygo en la segunda parte.

Asensio: el balear volvió a hacer un partido de esos que tendrían que ser habituales en él. Fue el más incisivo de los hombres de ataque, corriendo con inteligencia para generar ventajas y tirando de calidad para generar peligro. Dejó varios controles marca de la casa. Estuvo cerca de marcar en un par de ocasiones, pero el gol, como para el resto del equipo, sigue siendo su cuenta pendiente.

Benzema: partido poco fino del francés. Quizás, porque está acostumbrado a ser decisivo en casi cada balón que toca. Hoy le costó tomar la mejor decisión y ser claro en la entrega. Incluso le ‘robó’ algún balón peligroso a un compañero. Con todo ello, de sus botas nació el segundo gol del Madrid que sirvió para sentenciar a Osasuna.

Nacho: el canterano nunca falla. Salió en la segunda mitad y volvió a demostrar que su renovación tiene que ser prioritaria. Ganó todos los balones divididos tanto por arriba como a ras de césped. Tiene un puesto asegurado en Londres, veremos si como central o como lateral…

Rodrygo: Zidane lo introdujo buscando desborde y lo encontró en el ex Santos. Más de 20 minutos excelsos del brasileño que fue un puñal por ambas bandas, generando faltas y combinando a la perfección con los laterales y los delanteros. Ojo que no de la sorpresa y se cuele en el once contra el Chelsea.

Miguel Gutiérrez: este chico va a jugar muchos años en la élite. 20 minutos fueron suficientes para demostrar que tiene el físico y la técnica para jugar en las mejores categorías. Se pasó más tiempo cerca del área de Osasuna que en la propia, y colgó varios balones con picante, aunque ninguno acabó en gol. Hay sustituto para Marcelo.

Isco: partido elixir para el malagueño. Le dio al equipo la claridad y la calma que le estaba faltando. Ayudó mucho en la salida de balón y cerca del área rival, filtrando buenos balones y abriendo el juego para oxigenar los ataques. Culminó su actuación con una asistencia medida a Militao desde el córner.

Arribas: otro de los canteranos que tiene mucho que decir este equipo. Cada vez que sale es para dejar algún detalle. Hoy no tuvo demasiado tiempo para lucirse, pero junto a Miguel Gutierrez dejaron claro que se entienden muy bien y que está a disposición de Zidane para cuando lo necesite.