REAL MADRID

Suplentes titularísimos

El momento clave de la temporada encumbra a Nacho y Militao, que pasan con nota el doble examen frente al Liverpool y el envite del Clásico contra el Barcelona.

Nacho y Militao se felicitan por la clasificación del Real Madrid para semifinales de la UEFA Champions League conseguida ante el Liverpool en Anfield.
Shaun Botterill Getty Images

Hasta el 30 de enero, día de la última derrota del Real Madrid hasta el momento, contra el Levante, Nacho y Militao llevan 808 y 444 minutos disputados respectivamente. La suma de los minutos de ambos (1.252) era inferior al minutaje individual de los diez jugadores más utilizados por Zidane hasta entonces. El canterano era el 14º en ese ranking y el brasileño, 19º. Dos meses y medio después, en el momento más crucial de la temporada, con una eliminatoria de cuartos de Champions contra el Liverpool y un Clásico frente al Barcelona con media Liga en juego, la pareja de centrales se ha encumbrado. El canterano es, junto con Courtois, el único jugador que ha disputado todos los minutos desde aquella derrota. El brasileño ha aprovechado la desafortunada ausencia de Varane, positivo por COVID, para disipar las dudas que había sobre él, alimentadas por su expulsión aquella noche contra el Levante.

La vida ha cambiado para el polivalente y siempre dispuesto Nacho de una temporada para otra. Un one club man que la campaña pasada vivió su año más discreto desde que dio definitivamente el salto al primer equipo del Real Madrid. Apenas disfrutó de 684 minutos repartidos en diez partidos. Tiempo suficiente, en cualquier caso, para dejar su aportación a la Liga 34. El Madrid logró la victoria por la mínima (0-1) en la jornada 21 en campo del Valladolid gracias a un gol de Nacho, que fue inmediatamente a abrazar a Zidane para celebrar el tanto. Una muestra más de su compromiso. Renqueante por las lesiones buena parte de la temporada, no volvió a jugar hasta el intrascendente (para los blancos) último partido de Liga en el campo del Levante.

Este ejercicio, las incesantes bajas en la zaga le han abierto la oportunidad de entrar en el once con cierta regularidad y un rendimiento sobresaliente a sus 31 años. Empezó la temporada de lateral ante las ausencias de Carvajal, pero su propia lesión en el Clásico de la primera vuelta, en el Camp Nou, descubrió a un Lucas Vázquez excelso. Luego llegó la ventana que se abrió con las lesiones de Ramos, primero cuando el capitán cayó lesionado del bíceps femoral en noviembre y después cuando, con los problemas de rodilla del capitán, Militao perdió su estatus de tercer central tras la roja que dejó con diez a los blancos contra el Levante. Desde entonces, Nacho lo ha jugado todo: 14 de 14. La maldición que pesaba sobre el Madrid sin Ramos en la Champions es cosa del pasado. Incluso ya con el capitán disponible, el canterano, que tiene contrato hasta 2022, encontró acomodo en la defensa con tres centrales que dispuso Zidane. En total, lleva 24 partidos disputados, todos, menos uno, como titular.

Dos años y un mes después de su fichaje (el Madrid anunció su acuerdo con el Oporto el 14 de marzo de 2019), Militao, de 23 años, comienza a justificar los 50 millones que costó su traspaso, el defensa más caro de la historia del Real Madrid. Le avalaban su rendimiento en el club portugués y su capacidad goleadora: cinco tantos en su temporada con los Dragoes, dos de ellos en Champions. Con la camiseta blanca, en cambio, no se estrenó ante la portería rival hasta la eliminatoria de Copa frente al Alcoyano. En su primer año alternó actuaciones brillantes, como en San Mamés, con otras más grises. Al regreso del confinamiento su horizonte estuvo en la vuelta de octavos de Champions contra el Manchester City, que Ramos no podría jugar por sanción. Su solvente partido quedó eclipsado por la aciaga noche de Varane.

La temporada no comenzó de la mejor manera para Militao, partícipe en las derrotas ante el Cádiz y el Shakhtar en el Di Stéfano. Volvió a jugar contra el Huesca, antes de dos meses y medio inédito por las lesiones y las decisiones técnicas de Zidane. Con Ramos lesionado, volvió en Copa y en la visita al Alavés, pero la expulsión contra el Levante le dejó marcado. Dejó la puerta abierta a Nacho y este se consolidó como titular. El positivo de Varane, que si da negativo este viernes podrá reincorporarse al equipo con vistas a estar el domingo (21:00, Movistar LaLiga) en Getafe, le planteó la prueba en el momento más importante de la temporada. Un examen del que Militao, que ya suma 830 minutos jugados, sale reforzado.