REAL SOCIEDAD

Oyarzabal explica la celebración con la trompeta de Illaramendi

Mikel Oyarzabal estuvo en El Larguero con Manu Carreño y habló de la celebración del título de Copa del Rey.

EL LARGUERO / Roberto Ramajo

Mikel Oyarzabal se pasó ayer por la noche por 'El Larguero' de la Cadena SER para analizar con Manu Carreño el título de Copa logrado con la Real Sociedad el pasado sábado.

-Polémica de la trompeta. "El que conoce a Illarra desde que tiene ocho años sabe que toca la trompeta con la txaranga en las fiestas de su pueblo todos los años. Asier no trajo la trompeta, la consiguió Carlos Fernández, mediante un contacto que tenía en Sevilla. La tocó en la fiesta después del partido, en el hotel, con el himno de la Real.... Era un momento para pasarlo bien nosotros, sin hacer ofensas, sin herir a nadie. Era un momento nuestro porque sabíamos que Illarra también tocaba la trompeta".

-Pasillo del Athletic en Anoeta. "Lo que no queremos es que se sientan obligados a hacerlo. A mí me vale con lo que vimos sobre el terreno de juego, con el Athletic aguantando hasta el final cuando perdieron, que hay que saber hacerlo y lo supieron hacer muy bien, con mucho respeto. Aunque es verdad que la rivalidad es muy grande, hay respeto. Tenemos amigos en el otro equipo que han jugado con nosotros y no queremos hacer de eso ningún mal. Nos sentimos orgullosos de tener un equipo como el Athletic en Euskadi, el respeto es mutuo y grande".

-El penalti de la Copa. "Todos teníamos claro que si estaba en el campo me iba a tocar a mí. Yo lo tenía claro pero lo que más confianza me daba es que los compañeros confiaban 100% en mí, eso me dio un extra. Luego tienes que ponerte ahí y tirar. Y hay veces que tienes que cambiar cosas, sabía que tenía que hacer algo diferente en el siguiente que tirara, sobre todo teniendo enfrente a Unai (Simón), con el que tengo muchas historias detrás y que nos conocemos tanto".

-Futuro. "Puede que un día, por A o por B, tanto por mi parte como por parte de la Real no queramos que yo continúe. No sirve de nada hacer juramentos a diez años vista, sólo sirve el presente. Sólo puedo decir que ahora mismo me siento el chico más feliz que hay aquí. Me siento queridísimo en Donostia, aunque no sea de aquí, en el club, en la ciudad y no puedo decir nada más. No quiero pensar en otra cosa que no sea la Real".

-Explosión de júbilo tras su gol. "Ya había escuchado la narración del gol en la radio. También la última parte. Es bonito, a uno le gusta que la gente se emocione, que a la gente le entusiasme lo que haces".