CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: Aspas, en modo leyenda

El delantero moañés anotó un gol y dio dos asistencias y es el primer jugador de LaLiga en alcanzar los dobles dígitos en tantos y pases de gol.

Iago Aspas dispara ante Pacheco para poner el 0-2 en Mendizorroza

Iván Villar: Sensacional encuentro del cancerbero celeste. Evitó que el Alavés se metiera en el partido con una gran intervención a Rioja cuando el Celta ganaba 0-2. En la segunda parte realizó dos grandes paradas a Lejeune, la segunda de ellas es antológica, aunque después no puede evitar el tanto del defensa francés en el rechace.

Hugo Mallo: Se centró en las labores defensivas para cerrar su costado y por eso no se incorporó al ataque como en él es habitual. No sufrió en su tarea, estuvo correcto en su partido número 392 con el Celta, convirtiéndose así en el segundo jugador celeste de la historia con más encuentros. Acabó ejerciendo de interior, por delante de Kevin. Curiosamente, fue en esa posición cuando vio la amarilla por una entrada a destiempo cerca del área rival.

Aidoo: Vio una amarilla en la primera parte por cometer falta en una disputa aérea y los jugadores del Alavés pidieron la segunda por una acción muy similar. Jugó con fuego, pero acabó librándose de la quema. Más allá de eso, supo contener a Joselu y no cometió demasiados errores. Su salida de balón no fue demasiado limpia.

Murillo: Vio una amarilla en el primer minuto, pudo ver la segunda en el último de la primera parte y la acabó viendo al inicio de la segunda mitad, en una acción impropia de un jugador de su experiencia. Tanto que pidió perdón por lo sucedido al término del encuentro. Su auto-expulsión pudo meter al Celta en un lío. Tuvo la suerte de que el partido ya estaba decidido.

Aarón Martín: Al igual que Mallo, se centró en las tareas defensivas y no se prodigó demasiado en ataque. Pellistri le puso en problemas en los primeros minutos, aunque con el paso de los minutos fue ganando la batalla.

Renato Tapia: Convierte el robo de balón en un arte. Estuvo incansable en la presión, como siempre. Su aportación quedó de manifiesto en el segundo gol céltico, cuando su recuperación permitió al cuadro olívico activar la jugada que acabaría en gol de Iago Aspas. Acabó el encuentro dolorido, aunque no llegó a requerir la asistencia médica.

Brais Méndez: No tuvo el mismo protagonismo que sus compañeros de ataque, pero completó un buen partido. Fue crucial en su determinación para pelear el balón que significaría el 0-3, obra de Santi Mina. En los últimos minutos interpretó el juego a la perfección, enfriando el ritmo del partido para evitar un arreón final del Alavés.

Denis Suárez: Su mejoría en la presión es apabullante. Quedó patente en la acción del primer gol, cuando le bastó un toque para robar y habiltar a la vez a Iago Aspas. No obstante, le sigue faltando algo de mayor incidencia en los metros finales, donde su calidad le puede llevar a ser decisivo.

Nolito: Su conexión con Aspas no tiene fecha de caducidad. Entre ambos liquidaron el encuentro con dos tantos en cinco minutos. El sanluqueño rozó el doblete con un disparo dentro del área, pero entre Pachecho y el palo se lo impidieron. Coudet le retiró antes de la hora de juego, su cuota de minutos habitual.

Aspas: Que sea habitual no lo convierte en menos extraordinario. Dio otra clase magistral de estrella. Su gol y sus dos asistencias le convierten en el primer jugador de LaLiga en alcanzar los dobles dígitos en tantos y pases de gol. El diez del Celta suma diez goles y diez asistencias. Sigue acumulando méritos para regresar a la Selección.

Mina: El delantero vigués no necesitó tocar el balón para realizar su mejor acción del encuentro. Se apartó de la jugada en el centro de Aspas para permitir que Nolito rematara solo en el segundo palo e inaugurar así en el marcador. Liquidó el partido al aprovechar un gran pase de Aspas y firmar el 0-3. Aún tuvo dos ocasiones claras más, pero en la primera jugada se echó el balón demasiado largo para regatear a Pacheco y en la segunda, el meta babazorro despejó su remate.

Beltrán (entró por Nolito): Accedió al campo tras la expulsión de Murillo para fortalecer el centro del campo y cumplió su cometido sin mayores alardes. No tuvo demasiada participación.

Fontán (entró por Mina): Entró para cubrir el hueco dejado por Murllo en el eje de la zaga tras su expulsión. Estuvo firme en la marca y no cometió errores, aunque quizás pudo ser más contundente en la acción del gol de Lejeune.

Kevin (entró por Denis): Disputó los últimos minutos del encuentro para cerrar su costado con un doble lateral junto a Mallo. Perdió la disputa aérea que inició la jugada del tanto vasco, una jugada en la que pidió falta y vio amarilla por protestar.

Ferreyra (entró por Aspas): Sin minutos. Se limitó a correr en la presión para evitar una salida fluida del balón del Alavés desde atrás.