BARCELONA

El calvario de Ansu Fati: al borde de la tercera operación

La recuperación del joven delantero blaugrana se complica y los responsables médicos no descartan que vuelva a operarse, según adelantó Catalunya Ràdio.

0

Ansu Fati está viviendo un auténtico calvario. Desde que se lesionara a principios de noviembre del año pasado del menisco de la rodilla izquierda que ha vivido un infierno. Cuando se puso en manos del prestigioso cirujano Ramón Cugat se le pronosticó 4 meses de baja tras suturarle el menisco. Era el tiempo previsto en cualquier manual de traumatología para una lesión de este tipo: tres meses para la cicatrización y un mes de trabajo de campo para recibir el alta.

Sin embargo, la rehabilitación de Fati fue de de mal en peor. Ya en el post operatorio tuvo que estar más días de los previstos ingresado en el Hospital Quirón, después la rodilla se le inflaba de manera sistemática y le impedían iniciar el trabajo de fisioterapia. La situación fue empeorando hasta el punto que a principios de enero se le volvió a operar a escondidas, sin dar ninguna información. El club, para cubrirse las espaldas de esta segunda intervención, alegó que estaba realizando una terapia regenerativa.

Pero desgraciadamente esta segunda intervención tampoco acabó de solucionar las molestias de la rodilla. De hecho, según ha podido saber AS, hace tres semanas sufrió una infección en el menisco que hizo saltar todas las alarmas.

Una confirmación que ha venido a través de la periodista Marta Carreras de Catalunya Ràdio que ha explicado en el programa ‘Tot Costa’ que ahora mismo existe una enorme incertidumbre en los servicios médicos sobre la situación de Fati, con la posibilidad de una nueva operación sobre la mesa.

Si se confirma esta tercera intervención, Fati habrá dicho adiós definitivamente a esta temporada y también se habrán evaporado las pocas opciones que aún alberga de jugar la Eurocopa y los Juegos Olímpicos.

Ansu Fati: "Fue llegar a Barcelona y ya no querer irme"

El futbolista del Barcelona mostró su lado más personal en un reportaje para la revista Esquire. A pesar del calvario que está sufriendo con la lesión en el menisco, su deseo estaba en volver a los terrenos de juego antes de finalizar la temporada. Ahora, tras no lograr superar esa dolencia de manera satisfactoria, sus esperanzas se pueden ver truncadas.

Ansu Fati llegó a España en 2009 para reencontrarse con su padre, que vino primero en busca de trabajo. El barcelonista recuerda el momento con una mezcla de nervios e iusión. "No sabíamos el idioma ni conocíamos a nadie. Llegar a un sitio nuevo asusta un poco porque no sabes lo que te vas a encontrar, pero se compensó con la alegría por reencontrarnos con mi padre".

Para él, su familia lo es todo. Luego llegó la aventura futbolística en el Barça. "El Barcelona fichó primero a mi hermano y después a mí. Me costó mucho venir, porque tenía toda mi vida en Sevilla, mis amigos, me cuidaban muy bien... pero fue llegar aquí y ya no quise irme", recuerda el joven jugador.

El azulgrana vivía un momento muy dulce antes de la grave lesión: "Cuando fue el boom de mi debut no miré mucho las redes sociales, porque sabía que hablarían de mí... Si te lo crees demasiado, no rindes igual. Además, llegar al primer equipo y debutar no es lo más difícil. Lo más complicado es estar allí muchos años".