REAL MADRID

Brahim pide sitio a Zidane

El Milán quiere que se quede la temporada que viene, pero el Real Madrid confía en él y, de momento, no piensa en un traspaso. La posible salida de Lucas le abre un hueco.

Brahim Díaz empieza a convertirse en un atacante de primer nivel. El malagueño ha encontrado en Milán su mejor versión desde que debutó con el City. Si bien su primer año en Madrid fue estimulante, está siendo esta temporada cuando mejor está rindiendo. Su entrenador, Stefano Pioli, le está dando confianza y está respondiendo. Ya ha disputado 31 partidos esta temporada. El pasado fin de semana fue clave en la remontada de su equipo ante la Fiorentina. Jugó 79' minutos y marcó el 2-2.  Este curso lleva cinco tantos y tres asistencias en 1.555 minutos de juego en el segundo clasificado de la Serie A.

Su buen papel ha llevado a que los rossoneri busquen una compra definitiva. El director deportivo, Paolo Maldini, ya ha encendido la maquinaria para convencer al futbolista y presentar una oferta formal de cara al próximo mercado. El problema que tiene el conjunto italiano es que en Madrid están encantados con la evolución de Brahim y cuentan con él como un futbolista muy importante para el futuro de la entidad.

Se trata de una apuesta muy importante para la dirección deportiva, que quiso pagar un traspaso en enero de 2019 (15 millones más cinco en variables) a pesar de que terminaba contrato seis meses después. La insistencia del City en renovarle y el interés de otros equipos obligó al Madrid a acelerar la negociación. Desde entonces, Brahim, de 21 años, ha crecido temporada a temporada y, aunque el año pasado no gozó de demasiados minutos bajo las órdenes de Zidane, tanto el francés como la dirección de fútbol son muy conscientes del potencial que tiene.

El año que viene, podría tener un hueco en la plantilla. La más que probable marcha de Lucas Vázquez le abre una puerta. Sin embargo, tendrá mucha competencia en los costados. Además de Hazard y Asensio, fijos para Zizou, Rodrygo y Vinicius vienen pisando fuerte y creciendo al mismo ritmo que lo hace Brahim.