ENTRE BAMBALINAS | FERNANDO SANZ

De la anécdota de la Séptima al 'hándicap' de llevar el apellido Sanz: "El público era cruel"

El exjugador de fútbol Fernando Sanz atiende al Diario AS y charla sobre el reportaje que estrena #Vamos, dedicado a su padre, 'El Madrid de Lorenzo Sanz'.

Rubén Martín / Diana E. Orozco

En Movistar+ ya está disponible El Madrid de Lorenzo Sanz, un reportaje en el que se rinde homenaje a la figura del expresidente del Real Madrid. En el reportaje participarán nombres de la talla de Mijatovic, Fernando Hierro, Raúl González... “Lorenzo Sanz pasará a la historia por ser el que ganó la tan ansiada séptima Copa de Europa”, destaca Florentino Pérez, actual presidente del Real Madrid.

Fernando Sanz, hijo del exdirigente, atendió al Diario AS para hablar sobre el reportaje: "Es emocionante y satisfactorio recordar su figura. Cuando uno echa la vista atrás y ve todo lo que su padre ha conseguido, el reconocimiento, el cariño, es muy bonito".

¿Qué recuerdos guarda de la Séptima Copa de Europa?

Tengo muchos y muy bonitos recuerdos. Creo que fue un momento para el madridismo, y para mucha gente, inolvidable. Romper con 32 años de sequía, con aquello de que el Real Madrid solamente tenía Copas de Europa en blanco y negro y no a color. Pero lo que más me impactó fue la llegada a Madrid, la gente en las calles. La ciudad estaba abarrotada. Y sobre todo, con la satisfacción de haber cumplido un sueño para muchos jugadores. Ya que estamos hablando de mi padre, pues puedo decir que fue el día que tocó el cielo. Lo dijo en muchísimas entrevistas, que a partir de ahí ya podía morirse, mira lo lapidario que suena ahora. He visto muchas entrevistas en las que decía eso textualmente.

¿Cómo describiría aquel partido para Lorenzo Sanz?

Yo creo que fue uno de los días más importantes de su vida. El momento más feliz mientras que él ha pertenecido al Real Madrid, está claro que vinieron más, pero creo que el momento más especial para él fue la Copa de Europa. De hecho, la casa la tenía con muchísimas fotografías y premios que le habían dado durante su trayectoria como presidente. Pero siempre ha tenido muy presente esa Séptima Copa de Europa, tenía las portadas de ese día después puestas en sitios especiales. Fue el momento en el que, se puede decir, tocó el cielo como presidente del Real Madrid y como madridista; porque había sufrido mucho, había hecho mucho por el Real Madrid.

En aquella, ¿qué jugador recuerda como el más importante en el vestuario?

Creo que importantes eran todos. Era una época totalmente distinta, pero en la que los jugadores tenían mucha más personalidad, no digo que ahora no la tengan. Pero había una jerarquía y tenían una personalidad, no sólo por cómo fueran como futbolistas, sino a la hora de transmitirte un mensaje, explicarte algo. Éramos un equipo en el que cada uno sabía el rol que tenía. Seguimos siendo muy buenos amigos y mantenemos el contacto a día de hoy.