CELTA

Aprobados y suspensos del Celta: Cojera crónica sin Nolito

Con el gaditano en la grada, los celestes no utilizaron la banda izquierda contra el Valladolid. Desaparecido Denis. Tapia y Araújo no estarán en Huesca.

Hugo Mallo, Jeison Murillo, Santi Mina, Iago Aspas, Facundo Ferreyra y Brais Méndez regresan a su campo tras el gol del empate contra el Valladolid.
LALO R. VILLAR DIARIO AS

Rubén Blanco: Abandonado a su suerte por sus compañeros. Subsanó el grave error de Tapia en la primera parte y en el gol del Valladolid impidió por segunda vez que marcara Weissman, pero el despeje cayó a los pies de Orellana. No tuvo que realizar más paradas.

Hugo Mallo: El mejor atacante del Celta. Fue el único celeste que generó peligro en la primera parte. Dispuso de la mejor ocasión de los locales antes del descanso, pero dejó claro que el remate no es su punto fuerte. Sergio metió doble lateral en el tramo final del partido para taparlo.

Araújo: No hubo noticias del mexicano hasta su lesión. El Valladolid apenas atacó por su costado. El club informó de que sufre una “lesión proximal de los isquiotibiales derechos” y las pruebas médicas establecerán el periodo de baja.

Murillo: Salvador. Su sensacional cabezazo sobre la bocina puede valer su peso en oro para vivir un final de temporada tranquilo. Fue al límite, y a veces lo cruzó, en su duelo con Guardiola.

Aarón: No acaba de firmar un partido completo. Empezó exhibiendo su soltura en ataque, pero poco a poco se fue apagando hasta que Coudet lo sustituyó a falta de un cuarto de hora para el final. No mezcló bien ni con Brais ni con Solari.

Tapia: Un peldaño por debajo de su rendimiento habitual. Un mal control del peruano regaló la mejor ocasión del primer tiempo a Weissman. Se cargó con una amarilla en el minuto 34 y jugó con fuego porque cometió otras cinco faltas. Cumplirá su segundo ciclo de tarjetas el próximo domingo ante el Huesca.

Denis Suárez: Desaparecido. Otro partido que alimenta las dudas sobre si su puesto ideal es el de mediocentro. El Valladolid convirtió la medular en un campo de minas y el canterano céltico no lo supo desactivar con su calidad. Coudet lo sentó antes de que se cumpliera la hora de partido.

Solari: Desapercibido. Perdido por completo cuando el Chacho lo cambió de banda y lo probó por la izquierda. Desde la derecha dejó un gran servicio a Mallo en la jugada que concluyó con el remate a las nubes del capitán.

Brais Méndez: No funcionó haciendo de Nolito. Sin estar excesivamente inspirado, ofreció una mejor versión en los tramos que se movió por la derecha. Providencial en defensa desviando un remate de Plano que iba directo al fondo de la portería.

Iago Aspas: Maniatado. El planteamiento de Sergio González lo anuló. Su magia sólo apareció a balón parado: envío un lanzamiento de falta a la cruceta y puso un gran balón a Murillo en la jugada del gol local.

Santi Mina: Tan peleón como espeso. Una de las cuatro faltas que provocó dio origen al tanto de Murillo. Ninguno de sus dos remates encontró la portería.

Baeza (entró por Solari): No se conectó al partido. Saltó al terreno de juego para darle vida al extremo izquierdo y tras el cambio de Aarón tuvo que actuar de carrilero. Tímido.

Holsgrove (entró por Denis): Tibio. Le faltó contundencia defensiva para detener el contragolpe en el gol pucelano. Intentó crear juego en la medular, aunque con poco acierto.

Aidoo (entró por Araújo): Frío. Tuvo que incorporarse al encuentro inesperadamente y aún se estaba ubicando cuando marcó el Valladolid. Amonestado sin motivo por una simulación de Plano.

Ferreyra (entró por Aarón): Coudet lo metió para acumular gente en el área. De los tres pases que intentó, falló dos. No dispuso de ninguna opción de remate.