BARCELONA

Griezmann, el señalado por Koeman

Es la primera vez esta temporada que el francés encadena dos partidos consecutivos como suplente (esta última sin llegar a jugar). El ultimátum del técnico holandés parece evidente.

Antoine Griezmann se había convertido en una de las piezas inamovibles en el once de Ronald Koeman. Tanto es así que nunca hasta ahora había encadenado dos partidos como suplente. Pero desde el partido ante el Cádiz (1-1) de LaLiga, donde el equipo acabó perdiendo dos puntos por culpa de una falta de efectividad alarmante, denunciada públicamente por el técnico, que el internacional francés ha desaparecido del once de gala.

El primero fue el pasado miércoles ante el Elche en el Camp Nou, en el partido aplazado de la primera vuelta. Sin embargo, el argumento de que Koeman había decidido darle descanso era más que plausible: Griezmann era uno de los jugadores que más minutos acumulaban en sus piernas. Sin embargo, su ausencia en el partido de este sábado ante el Sevilla sí que ha encendido todas las alarmas en Can Barça. El francés ni siquiera llegó a disputar ni un solo minuto, quedando por detrás de jugadores como Dembélé, Braithwaite o el joven Ilaix Moriba. Se trataba de un partido que era vital para las aspiraciones ligueras del Barça y contra un rival muy exigente que los azulgranas supieron resolver sin su presencia. 

Esta vez Koeman achacó la ausencia de Griezmann a un tema táctico, aclarando que no se trataba de ningún tipo de aviso para el jugador. "No es ningún mensaje. El asunto es que hemos decidido cambiar el sistema y poner a Dembélé arriba. Necesitábamos a alguien más rápido que Leo arriba. Era un cambio de sistema", puntualizó el entrenador azulgrana. Mientras, el francés, pese a sus cero minutos en el partido contra el Sevilla, mostró felicidad por la victoria del equipo a través de su cuenta de Twitter con un "Win, win, win (Victoria, victoria, victoria)", seguido de dos corazones con los colores del Barça.

La ausencia de Griezmann marca claramente un antes y un después de sus nefastos partidos ante el PSG (1-4) y Cádiz (1-1), donde su aportación ofensiva fue nula. Koeman, que se ha mostrado muy crítico con sus hombres por la falta de eficacia cara a puerta, se ha visto obligado a tomar una decisión para agitar el equipo. El delantero francés es uno de los hombres que más ha bajado en su promedio goleador este febrero, tras un enero especialmente fructífero. Este evidente descenso de rendimiento de Griezmann lo ha acabado pagando con la suplencia.

De hecho, la última vez que Griezmann encarriló dos partidos seguidos como suplente se remonta a hace ocho meses, con Quique Setién al mando: empezó en el banquillo ante el Celta (2-2) y repitió frente al Atlético de Madrid (2-2), con el agravante de que el partido ante los atléticos saltó al campo en el minuto 90.