SUPERCOPA (SEMIFINAL) | R. SOCIEDAD 1(2)-BARÇA 1(3)

Aprobados y suspensos del Barça: la noche de Ter-Spiderman

El portero alemán paró todo lo parable, incluido el primer penalti (en la tanda) que falla Oyarzábal en toda su carrera. Riqui Puig metió el penalti definitivo. Gran Dembelé.

Así fue la actuación de los jugadores del Barcelona en el triunfo, en la tanda de penaltis (3-2), ante la Real Sociedad (1-1).

Ter-Stegen: Paró todo lo parable, incluido el primer penalti que falla Oyarzábal en toda su carrera. Tremendo, el portero alemán.

Mingueza: Koeman eligió su perfil defensivo en lugar del más atacante de Dest. Sin alardes, pero cumplió. Al menos hasta que salió más fresco Barrenetxea.

Araujo: Lidiar con Isak y que Oyarzábal caiga por tu perfil, vaya examen ése. Poco a poco contuvo al delantero sueco y alejó de su zona al extremo donostiarra.

Lenglet: Mejor por abajo que por arriba. Despistado en algunos balones aéreos, sobre todo a comienzos de partido.

Alba: Lo pasó regular con Portu en el inicio pero luego se recompuso gracias a su experiencia. En ataque, mucho menos que cuando se asocia con Lio.

Busquets: Le queda el oficio.

De Jong: Comienza a parecerse al todocampista box to box por el que el Barcelona pagó tantos millones de euros. Demasiado box to box, esta vez. Marcó el 1-0 cazándola de cabeza cual ariete e hizo el penalti del 1-1 como un mal central. Luego la mandó al palo en la tanda.

Pedri: Algo despistado, quizá echando en falta a Messi (y quién no), el Barça vivió sus mejores minutos cuando el canario logró encontrar la pelota entre líneas.

Dembele: El mejor. Eléctrico, enchufado hasta acabar con calambres. Incluso vio una amarilla por protestar. No falló en la tanda. Si algún ariete caritativo aprovechara sus internadas al área...

Griezmann: No es 9 ni tampoco el elemento indetectable en el que se había convertido Messi últimamente. Menos peleado con el gol que el año pasado, pero discute todavía. A las nubes su penalti. Le queda la calidad de su asistencia a De Jong.

Braithwaite: En asuntos de pelea y trabajo no se le puede poner un pero. En lo demás... inició la jugada del 1-0 con un gran pase a Griezmann.

Trincao: Quitó más de lo que aportó por una razón: mandó a Dembelé a la izquierda.

Riqui Puig: Raro que Koeman le pusiera para minutos tan decisivos, pero lo fue: marcó el penalti crucial de la tanda.

Pjanic: Con el bosnio y Riqui Puig el Barcelona tuvo más la pelota, pero menos el control.

Júnior: Koeman le colocó extrañamente de lateral diestro. Suerte para ellos que para entonces la Real concentraba su juego en Januzaj, por otra banda.