ESPANYOL

El Espanyol atisba incoherencias entre su ‘juego limpio’ y el VAR

El equipo que menos faltas comete de Segunda lleva tres expulsiones, por ninguna de sus adversarios, y recela de una aparente desigualdad arbitral.

Vicente Moreno, entrenador del Espanyol, ante el VAR.
Carlos Mira RCDE

Con el tercer expulsado de la temporada, Lluís López por “derribar a un adversario impidiendo con ello una ocasión manifiesta de gol”, según el acta arbitral de Daniel Ocón Arráiz, saldó el Espanyol su visita a Las Palmas de este domingo, su cuarta derrota de la temporada. El club no solo presentará alegaciones por esa discutible roja directa e investiga otras dos polémicas acciones, sino que ve incoherencias entre la actitud disciplinaria del equipo y el trato que está recibiendo por parte de algunos árbitros y, en especial, del VAR.

Destacan desde el Espanyol que se trata del conjunto de Segunda que menos faltas comete (lleva 250, en realidad cinco más que el Sporting, que tiene pendiente jugar este lunes) y el tercero que menos amarillas ha visto (33, por las 32 del Sporting y 22 del Alcorcón). Por el contrario, está en la zona media (el decimotercero) que más faltas recibe (268). Sin embargo, ya ha sufrido tres expulsiones por ninguna de sus oponentes: inapelable fue la de Marc Roca ante el Mallorca, cándida la de Miguelón Llambrich en Leganés y muy controvertida la roja directa a Lluís, en una acción que pudo no ser ni falta.

En cuanto al capítulo de penaltis, si bien es cierto que al Espanyol le han pitado cuatro a favor –todos claros, frente a Albacete, Oviedo, Cartagena y Almería– también ha padecido tres en contra. Si inexcusables fueron los de Diego López en Fuenlabrada y Óscar Gil contra el Almería, desde el club perico resulta ineludible la comparación entre la pena máxima que le decretaron a Leandro Cabrera ante el Girona por un leve contacto y un posible derribo del que Nico Melamed fue objeto este pasado domingo dentro del área de Las Palmas, en que el VAR –dirigido por el mallorquín Santiago Varón Aceitón– se desentendió.