REAL MADRID

Casillas: "No era una persona que fue jodiendo a César"

En el tercer capítulo de 'Colgar las Alas', de Movistar+, Iker Casillas recuerda su relación con César, su suplencia en el Real Madrid y su explosión definitiva con la conquista de la 9ª.

La serie-documental 'Colgar las Alas' de Movistar+ emitió hoy su tercer capítulo después de su gran éxito en el estreno de la semana pasada, cuando Iker Casillas recordó, entre otras cosas, su infarto. En esta ocasión, 'El Santo' rememora uno de los momentos clave de su carrera, como fue su participación directa en la 8ª y 9ª Copa de Europa del Real Madrid, con la dura competencia con César Sánchez, la suplencia, y su despegue definitivo con España en el Mundial de 2002 en de Corea y Japón. 

Inicios complicados en el Real Madrid: "Recuerdo que César estaba fichado, pero por aquel entonces cedido al Valladolid. Voy progresando, partido sí, partido también. Yo sabía lo que me venía, pero internamente no tenia ningún miedo. Si estaba fenomenal con el Real Madrid, pues yo quería hacerlo mejor".

Camino hacia la 8ª: "Nos venía el Manchester, actual campeón de Europa. Sacamos un buen resultado. Luego fuimos a Old Trafford, con un partido redond. Ese día fue como si jugábamos en el campo del Puerta Bonita. Después, contra el Bayern. Nunca había vivido una semifinales de Champions, era algo descomunal. No estuve tan fino como en Old Trafford, pero fue inolvidable.

Final contra el Valencia: "Era como saber que todo iba a salir bien. Me veía por encima de la situación".

Llegada de César Sánchez y su "rivalidad"

Competencia con César Sánchez: "La competencia es mayor. Pero lo mejor que me pudo pasar fue competir con César. Me hizo madurar, me sacaba 10 años. No fue muy sana, pero fue muy buena. Es difícil llevarse bien cuando la competencia entre porteros está ahí. Yo a César le temía perfectamente. Venía de hacer muy buenas temporadas en el Valladolid. Pero resulta que el Madrid gana la Champions y un chaval así levanta la Copa de Europa".

Último mes: "Vicente (Del Bosque) opta por César. No sé si una vez llegados los momentos más importantes, la gente no confiaba tanto en mí. Sé que pierdo la titularidad y no sabía que iba a pasar en el futuro".

Casillas y César, relación poco sana: "No fui a fastidiar a nadie. Con 20 años no tenía maldad ninguna. No era una persona que fue jodiendo a Cesar. Nos marcó bastante. No teníamos una relación muy fluida. Conmigo desde pequeño siempre me ha conocido todo el mundo. Me consta que él no lo pasó bien. No sentía yo que hubiese hecho algo muy mal para salir del equipo, pero es algo que te hace madurar".

Camino a Glasgow y la 9ª: "Perdimos 2-1 (ida cuartos de final contra el Bayern), que César paró hasta un penalti, con una actuación muy buena. Y recuerdo el partido del Camp Nou, que Cesar hizo otro partidazo espectacular, con un paradón a Kluivert".

Explosión definitiva con el Madrid y España

Final contra el Leverkusen y la lesión de César: "Sale el médico, se recupera... Pero Vicente me dice "Iker, calienta". Yo ni estaba mirando, a Manuel (entrenador de porteros) le veo gritarme. Yo no tenía las botas puestas ni las mangas cortadas. Empezaba a irme el corazón a mil por hora, Vicente volviéndome loco, Grande gritándome… Yo diciendo que con las mangas largas no puedo salir, y al final no me las cortan. Hay una momento que no me gusta, en el que sale César lesionado y yo le doy un abrazo de refilón. No me gusta, pero sobre todo por mi parte. Mi entrada es de nervios. Yo estoy en un momento que escucho corear mi nombre en Hampden Park. Hace dos meses que no jugaba, a ver cómo reacciono. En la primera acción, una facilita que desvío a córner. En ese mismo córner, pasa el balón por delante de todos, y creo que Berbatov chuta con toda la portería vacía. No sé por qué, pero yo sabía que la iba a parar. La saco con el pie e inmediatamente hay otro córner. Estaba Fernando (Hierro) por medio, y no sé ni cómo la saco, si con la rodilla, el pie... Y, sin quererlo, pasas de estar dos meses sin jugar a ganar una Champions League. Es que había estado dos meses parado, no sabía qué iba a hacer con mi vida. Estaba muy triste, no me sentía partícipe del todo. Lloraba y lloraba, no hacía otra cosa. Con tanta lágrima no supe apreciar bien ese momento".

Convocatoria para el Mundial de Corea y Japón: "A los dos días de terminar, recibo una llamada a mi casa. Iker, que posiblemente vayas a jugar el Mundial de Japón y Corea. Y jugar un evento así te hace crecer. Encima paro los penaltis contra Irlanda (octavos)".

Además, el propio César Sánchez deja una de las frases más impactantes y llamativas de todo el tercer capítulo, donde asegura que no cambiaría nada del pasado. "Me volvería lesionar en el mismo minuto que lo hice".