Barcelona

Neymar llama a la puerta

El brasileño irrumpe en la campaña electoral con el mensaje de que quiere jugar con Messi el próximo curso. La duda queda en dónde sería el hipotético reencuentro.

Tres años después de su salida del Barcelona, Neymar insiste en ser el tema central de la agenda blaugrana. El Barcelona está en pleno proceso electoral y el brasileño se apuntó al debate tras declarar tras su partido con el PSG en Old Trafford ante el Manchester United que su intención es la de jugar con Messi la próxima temporada. Unas palabras que pueden interpretarse de dos maneras: o bien que se ofrece a regresar a Barcelona en el caso de que Leo decida seguir de blaugrana o un ofrecimiento en toda regla al argentino para que se le una en el proyecto del equipo francés.

“Lo que más quiero es estar con él otra vez dentro de la cancha. Él podría estar en mi lugar, no tiene problema. Quiero jugar con él y seguro que el año que viene tenemos que hacerlo”, manifestó Neymar tras su partido entrando de lleno en el debate electoral.

El regreso de Neymar a Barcelona es una medida que ahora mismo muy pocos de los candidatos a la presidencia del club contemplan. Únicamente el ex vicepresidente Emili Rousaud se ha mostrado abiertamente a favor siempre y cuando el brasileño llegara gratis una vez finalizado su contrato con el conjunto parisino.

Entre los candidatos más reacios a su contratación están Víctor Font y Toni Freixa, mientras que Joan Laporta en una entrevista en Catalunya Ràdio trató de evitar el debate. El ex presidente afirmó que entiende las palabras del brasileño como normales ya que “es normal que lo diga porque son amigos, pero en base a mi experiencia no diré nada que pueda desestabilizar al equipo”.

Hasta ahora, el principal pretendiente de Messi, que puede negociar libremente con quien quiera a partir del mes que viene, era el Manchester City, que no parece especialmente interesado en reunir de nuevo al argentino con Neymar.

Las palabras del brasileño sitúan de nuevo al PSG en la carrera por Leo, que tiene ante sí la decisión que marcará sus últimos años como jugador.

Después de su intento de salida del Barça este verano, la continuidad de Messi es el eje de una campaña electoral en la que los precandidatos deben afrontar la búsqueda de mecanismos que compatibilicen la mala salud económica del club con la prórroga del contrato del argentino.

Una ecuación complicada a la que se ha sumado inesperadamente Neymar llamando a la puerta cuando nadie le esperaba.