ATHLETIC - SEVILLA

Bilbao no se lo explicaba: la rabia de Muniain al marcar y cambiar el partido tras ser suplente

Garitano, que está viviendo unas semanas algo cuestionadas, sorprendió dejando en el banquillo al jugador que luego iba a ser el autor del 1-1.