ATLÉTICO DE MADRID

Marcos Llorente, la polivalencia al servicio de Simeone

El centrocampista del Atlético volvió en el partido contra el Salzburgo a su posición original, el mediocentro, aunque eso no le impidió llegar al área con peligro.

Llorente jugando con el Atlético
Angel Martinez Getty Images

Marcos Llorente (25 años) es uno de los jugadores de moda, no sólo del Atlético, sino del futbol europeo en este 2020 tan atípico. El centrocampista llegó al conjunto rojiblanco en el verano de 2019 procedente del Real Madrid a cambio de unos 40 millones de euros. Su papel iba a ser el de relevar en la posición de pivote a Rodrigo, que se había marchado al Manchester City a cambio de los 70 millones de su cláusula de rescisión. Su buen desempeño durante su cesión en el Alavés hizo que Simeone le considerara el recambio ideal para el canterano fugado a Inglaterra.

Sin embargo, sus primeros meses en el Atlético no fueron fáciles, ya que Llorente no contaba con la confianza plena de su técnico. El Cholo le daba minutos, pero sin considerarle un jugador importante en sus planes, prefiriendo la opción de Thomas. Hasta el mes de enero su papel fue bastante residual, ya que solo sumó más de 30 minutos en cuatro encuentros. No obstante, tras la eliminación copera ante la Cultural Leonesa, el centrocampista fue ganando peso en las alineaciones y ya se veía que Simeone había visto algo que el resto aún no imaginábamos. Algo se atisbaba cuando ante el Valencia, en la jornada 24, le utilizó por primera vez en la banda derecha por las bajas y ese día Llorente marcó su primer tanto del curso.

Unos días después repitió experimento en la ida de los octavos de la Champions ante el Liverpool en el Wanda Metropolitano. En esta ocasión se quedó sin anotar, aunque el Atlético se llevó el triunfo (1-0). Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. Si hay una fecha que Llorente recordará para siempre es el 11 de marzo de 2020. Ese día, los colchoneros se enfrentaban a los 'reds' en Anfield en la vuelta de su cruce de Champions y los de Klopp habían logrado forzar la prórroga y darle la vuelta a la eliminatoria en el tiempo extra. En el minuto 55, Diego Costa se había lesionado y Simeone prefirió dar entrada a Llorente en lugar de apostar por el sustituto natural del hispanobrasileño, Morata, que llegaba tocado. Sin duda, una decisión que podría no gustar a muchos, teniendo en cuenta que entraba un jugador defensivo por un delantero con la eliminatoria igualada. No obstante, en la prórroga, el hasta entonces centrocampista se colocó en una posición hasta entonces inédita para él, la de segundo punta, y el resultado fue el que ya todos sabemos: fue el héroe con dos goles (en el 96’ y en el 105') que clasificaron a los del Cholo para los cuartos. Además, asistió a Morata en el tercer gol de los rojiblancos.

Desde ese momento, se consolidó como un jugador de tres cuartos de campo en adelante, jugando tanto en la banda derecha como en las inmediaciones del área para aprovechar una faceta hasta entonces desconocida en él: su gran llegada a la portería contraria. Desde su noche mágica de Anfield, en la que se destapó como un llegador nato, Llorente ha marcado cinco goles y ha dado cinco asistencias, siendo el jugador del Atlético que ha participado en más tantos este año (ha logrado ocho dianas y ha dado otras seis).

A pesar de ello, no tiene problema en volver a sus orígenes si su entrenador lo precisa. Así ocurrió en el partido del pasado martes ante el Salzburgo en la fase de grupos de la Champions, cuando Simeone decidió alinearle junto a Herrera en la sala de máquinas, rememorando tiempos pasados. Sin embargo, eso no impidió que siguiera demostrando que tiene alma de delantero, ya que se acercaba con frecuencia a la portería austriaca y fue el encargado de abrir la lata para los colchoneros con un disparo cruzado desde fuera del área, su gran especialidad. Ese gol fue vital para que el Atlético sumara sus primeros puntos en la competición, al ganar por 3-2.

No obstante, parece que su vuelta al mediocentro fue una situación puntual, ya que, en los ensayos para el próximo partido de los rojiblancos, ante Osasuna (hoy a las 18:30 horas en El Sadar), Simeone ha probado con Llorente en la zona de ataque, presumiblemente acompañando a João Félix en la delantera. Precisamente, en su último partido ante los navarros, Llorente mostró sus nuevas habilidades, al marcar un gol y dar otros dos en la victoria del Atlético (0-5), pese a que salió desde el banquillo en el 63' sustituyendo a Correa y era su segundo partido como delantero.

Su ausencia en la Selección es llamativa

Un asunto que ha generado cierta polémica en los últimos meses, desde su descubrimiento como un jugador con mucho gol, es el de la Selección. Muchos aficionados, y no solo del Atlético, piden que Luis Enrique le incluya en las convocatorias del combinado nacional, aunque por el momento Llorente no ha entrado en los planes del técnico. Sin duda, sería un recurso muy útil para solucionar la falta de pegada que se le achaca a La Roja. Partiendo tanto desde la banda como desde segunda línea ofrecería llegada al área, lo que permitiría marcar más goles a la Selección, tanto él directamente como facilitándoselos al resto.