REAL VALLADOLID

Sergio: "Orellana estuvo 10 días sin entrenar porque sus hijos dieron positivo"

El técnico vive su semana más complicada desde que llegó a Valladolid, pero se muestra tranquilo y seguro de la capacidad del equipo de salir adelante si soluciona errores

Sergio: "Orellana estuvo 10 días sin entrenar porque sus hijos dieron positivo"
J. L. Rojí

Sergio González, entrenador del Real Valladolid, pasó por los micrófonos de la Cadena SER en una semana que puede ser la más complicada desde que asumió el banquillo blanquvioleta: "Estoy bien, recargando las baterías para otro partido importante este fin de semana; estamos reflexionando sobre todo y viendo las imágenes del último partido para tener en cuenta la cosas que se hacen bien y las que se hacen menos bien, para analizar las cosas con los futbolistas y a partir de ahí, trabajar que no tenemos otra receta que seguir en la lucha".

Los resultados mandan en fútbol y en el deporte en general y a nadie se le escapa que ahora mismo no son buenos para el conjunto de Sergio: "Los resultados tiran todo el trabajo al traste. Habiendo evitado dos o tres errores muy puntuales, impropios de la categoría, tendríamos cuatro puntos más mínimo. Son errores no sólo de los futbolistas, yo el día del Eibar no estuve acertado en los cambios. Son errores subsanables y por eso tenemos una tranquilidad relativa, la de saber que estamos en descenso con tres puntos y a partir de ahí poder modificarlo e ir hacia adelante. El equipo hace mucha cosas bien y sólo son pequeños matices de concentración que hacen que el resultado esté en contra y minimizan todo lo bueno que se hace durante el partido".

Miguel Ángel Gómez, aseguró en la presentación de Jota que "es rotundamente falso que se haya hablado con entrenadores para sustituir a Sergio" a cuenta de alguna informaciones que aseguraban lo contrario, cuestión que valoró el técnico tras escuchar las palabras del director deportivo: "Me emociona que sea tan contundente y ratifica la sensaciones que me transmite en el día a día, tanto él como Ronaldo, siempre me han transmitido esa confianza. Tiene esa sensación de que seguro lo vamos a sacar adelante que es la que tenemos todos y es por la que vamos a pelear. Estas cosas gusta escucharlas de tu jefe inmediato. El hecho de que sea tan contundente te hace tener aún más tranquilidad. Agradecido a él, a Ronaldo, al club... te da más ganas de sacar adelante una situación que deseo sea momentánea pues creo que el equipo tiene capacidad para poder hacerlo".

Más que una ratificación al uso que ya se sabe que en fútbol suele ser el preludio de otras cuestiones, las palabras de Gómez suenan más a un mensaje firme y contundente de que nada ha cambiado con respecto a Sergio dentro del club: "Creo que ha querido cortar de raíz algunos rumores que han surgido esta semana y yo se lo agradezco, porque así enfocamos la energía en el próximo partido que es lo que nos hará cambiar la tendencia y la sensación que tenemos todos de cierta tristeza. Si analizamos cada partido, veremos que el equipo ha hecho cosas más buenas que las que marcan los puntos y los resultados. El equipo está en esa montaña rusa de sentimientos, algo débil a nivel de refuerzos y le cuesta rehacerse".

Hace un par de años en el retorno a Primera el comienzo fue similar, pero entonces el apoyo fue total y en esta ocasión parece que la exigencia ha crecido y el ambiente se ha enrarecido más: "Lo que hay de puertas hacia afuera es más difícil de controlar. Llevo aquí tres años y la gente se cansa de ver las mismas caras... lo que es novedad siempre genera más ilusión que lo que ya es conocido. Yo aseguro que desde dentro la sensación es que estamos mucho más cerca de ganar y de revertir la situación de lo que realmente parece, por el trabajo y la manera de encarar los partidos. El fútbol es inmediatez y eres tan bueno o tan malo como marque el resultado del último partido; la gente tiene la sensación de que los últimos minutos ante el Eibar no estuvimos a la altura y es una realidad y es una crítica que tenemos que aceptar. Hay circunstancias que han hecho que se nos hayan ido partidos como el de Eibar o en Huesca y tenemos que mejorar en el tema de la concentración y en la fuerza mental para superar cuestiones en contra".

Esta campaña parece de transición, de evolución en el sistema para no ser tan defensivo y también hay muchos jugadores nuevos que ajustar: "No tengo presión por jugar más adelantado, pero sí tengo la sensación de que no hemos podido tener los mimbres al 100%. El factor más desequilibrante son los goles encajados y hay que aceptarlo para poder corregirlo. Estamos en déficit en la pareja de centrales porque hemos tenido que utilizar cuatro parejas distintas en seis partidos y eso es complicado. En la pretemporada trabajamos con Joaquín y Javi Sánchez y ya desde el primer partido Javi no pudo estar... tuvo que entrar Bruno casi sin entrenamientos y habiendo pasado la covid, pero dio el paso adelante mostrando valentía y fue titular. Luego Joaquín se lesiona en el segundo partido, tuvimos que volver a cambiar... no hemos tenido una estabilidad ni los elementos al completo; aún así todos los que han salido han dado todo lo que tenían. No ha habido tiempo para lograr el engranaje y aún así el equipo siempre ha competido".

Weissman sólo ha sido una vez titular, ante el Madrid, siendo el fichaje más caro y Sergio tiene una explicación para los pocos minutos del hebreo: "Tiene que adaptarse, al idioma, a los futbolistas, a los movimientos... además se fue con la selección y no ha podido trabajar en el parón de Liga con nosotros. Tiene una características determinadas, como referencia o segundo punta, y tenemos que engrasar bien el complemento con los medias puntas y los puntas. Nos faltan goles de la primera línea. Ha tenido circunstancias, la religión, la selección y no ha podido acoplarse con los demás y es algo que le está lastrando en el principio de liga".

Siguiendo con nombres concretos, sobre Roque Mesa el técnico dijo que "está claro que van a tener protagonismo, por ejemplo Orellana ya lo tiene, aunque su lesión y el haber estado 10 días sin poder entrenar al haber tenido contacto directo con sus hijos positivos, le han hecho perderlo de momento y ante el Huesca no creímos necesario forzar la situación de su vuelta. Roque ha venido con muchas ganas y es verdad que yo quería que viniera porque pienso que nos puede aportar mucho, pero ha estado cinco semanas entrenando con el Sevilla pero al margen del grupo y le falta rodaje... cuando esté al 100% debería ser diferencial y en eso estamos trabajando. Tenemos un partido el domingo y Orellana ya está bien y veremos si Roque está ya tope o le falta un poquito. Trabajamos buscando siempre lo mejor para el equipo y usando las piezas que estén al 100%".

El técnico desmintió la información vertida en algún medio sobre un enfrentamiento con Orellana: "No hay nada de esto" y acabó mostrando la seguridad "de que tenemos potencial para salir de esta situación y de llegar a los 42 puntos que dan la salvación y que harán que el Real Valladolid esté en Primera División sin importar quien esté por debajo. Estamos trabajando mucho el refuerzo mental, les noto algo encogidos, pero creo que el equipo tiene fortaleza también".