REAL MADRID - RAYO VALLECANO

Primer e histórico triunfo del Real Madrid Femenino en Valdebebas

Maite Oroz anotó el primer tanto del equipo en Valdebebas. Asllani y Jessica Martínez ampliaron la ventaja. Bulatovic recortó distancias para un Rayo muy combativo.

La rivalidad de un derbi siempre es especial, pese a que el enfrentamiento tenga poca, por no decir ninguna, trascendencia histórica. Esto mismo ocurrió en el primer duelo femenino entre el Real Madrid y el Rayo Vallecano, que dejó sobre el verde un partido con gran intensidad. El encuentro se fue calentando con el paso de los minutos, con los dos equipos persiguiendo con gran presión su primer triunfo en esta temporada. El equipo blanco salió mejor plantado que en los dos duelos previos. Con un juego más fluido y un bloque más sólido, las de Aznar firmaron grandes ocasiones en el área de Patricia Larqué. Dos de ellas acabaron en la red, por medio de Ivana Andrés y Jessica Martínez, pero no subieron al marcador. La árbitra pitó falta en ataque en el primer tanto y fuera de juego en el segundo, con protesta de las blancas en ambas ocasiones.

Pese a estos dos sustos, el Rayo estaba jugando muy bien sus cartas y estaba consiguiendo entorpecer el juego de las madridistas. El equipo franjirrojo fue de menos a más, con una presión muy alta y varias contras de sumo peligro. Sin embargo, las locales lograron golpear primero, encontrando el premio a su insistencia al borde del descanso. Fue Maite Oroz la encargada de anotar el primer tanto de este equipo en Valdebebas. La mediocentro navarra aprovechó un rechace en la frontal y la mandó por toda la escuadra al fondo de la red para cerrar la primera parte con victoria por la mínima en el marcador. 

El partido no bajó de ritmo en la segunda parte, que arrancó con gran energía y goles. Asllani, que anotó en la pasada jornada el primer gol de la historia del Real Madrid, hizo el segundo de cabeza tras una gran jugada por la banda derecha. Un tanto que provocó una reacción inmediata del Rayo Vallecano, con una diana de Bulatovic un minuto después. Fueron unos minutos de auténtica locura en Valdebebas, que poco después celebraba un nuevo gol. Esta vez fue Jessica Martínez. La delantera paraguaya cazó un balón colgado por Jakobsson para dejar atada la victoria. Tras el aluvión de goles, el encuentro murió de pie. Ninguno de los dos equipos puso pausa en su juego, pese al gran desgaste físico del partido. Tampoco se movió el marcador, tiñéndose el primer derbi madrileño de un blanco histórico. El nuevo Real Madrid ya carbura. El madridismo ya gana también en femenino...