BARCELONA

El Voto de Censura se ensucia

La denuncia del Barça ante la Guardia Civil por falsedad documental en bloques de firmas podría paralizar la moción cautelarmente si un Juez entra en el asunto.

Josep Maria Bartomeu.
Enric Fontcuberta EFE

El Voto de Censura contra Josep Maria Bartomeu y su Junta directiva se ensucia. Pese a las 19.380 firmas validadas, que superan de largo las 16.521 necesarias para que la moción siga en marcha, el Barça mantiene su denuncia a la Guardia Civil por una posible falsedad documental y usurpación de la identidad en un paquete de unas 300 firmas.

'La Vanguardia' explica este viernes que un empleado del Barça llamó expresamente al teniente coronel Baena ("azote del independentismo", explica este diario) para explicarle las dudas sobre la veracidad de un número de firmas. Fue entonces cuando los dos miembros de la Mesa del Voto de censura que pertenecen a la directiva del Barça, Marta Plana y Jordi Argemí, pidieron paralizar el proceso al presidente de la Mesa, Josep Maria Vallbona. Este decidió seguir con el consentimiento de Jordi Farré y Josep Triadó, los representantes de los impulsores de la moción en la Mesa. Pero la denuncia siguió adelante.

La denuncia siguió adelante y se fraguó en un bloque de cinco firmas que tienen una grafía muy escrita (podría ser de la misma persona). La sospecha se extendió a un paquete de 300 firmas. Pese a que hay un colchón de casi 3.000 firmas, un juez podría paralizar el Voto de Censura si viese indicios de delito.

El Barça está convencido de que hay bloques de papeletas no auténticas. La plataforma Més que una Moció está indignada. "Es el día más triste de mi vida", dijo este jueves por la noche Jordi Farré, que sin embargo está convencido de que nada parará el proceso: "Quiero que el caso y la denuncia vayan hasta el final. Que me llame quien me tenga que llamar. No me gustaría acusar a nadie pero estoy seguro de que surge de la misma persona que ha condenado a Josep Maria Bartomeu y cada uno que entienda lo que entienda". Se refiere a Jaume Masferrer, asesor del presidente y luego director de gabinete que es uno de los señalados también por contratar a I3 Ventures en el Barçagate.

La causa que investiga la Guardia Civil tiene que ver con la que el Barça denunció en su día en los Juzgados por la existencia de 2.800 carnets de abonados fraudulentos que se utilizaron para la reventa ilegal de entradas. La continuidad de la Moción queda pues en manos de la Guardia Civil, que deberá recabar indicios y presentarlos ante un juez. Sería dicho juez el que decidiría si seguir adelante con la investigación o desestimarla. De querer investigar, el proceso puede quedar paralizado.