BARCELONA

Sergiño Dest: el lateral de 19 años al que ni Koeman convenció para jugar con Holanda

Sergiño Dest será el nuevo lateral del FC Barcelona de Ronald Koeman. El técnico intentó en su día convencerle para jugar con Holanda pero se decantó por EEUU.

El Barcelona ya tiene a Sergiño Dest (Almere, 3 de noviembre del 2000) en sus filas. Su operación no ha sido sencilla pero ahora el Camp Nou gana un jugador con todo lo necesario para convertirse en uno de sus ídolos.

Es un futbolista que entra por los ojos muy fácilmente porque tiene todo lo que puede pedir la afición de un lateral. En defensa, por mucho que tenga que mejorar, se deja la piel en cada acción y es rapidísimo (el encargado de quedarse en el centro del campo en los saques de esquina a favor para frenar los posibles contragolpes). Los aficionados del Getafe recordarán lo que le hizo sufrir Cucurella y, a su vez, cómo le aguantó el pulso con dignidad. Pero es muy significativo cómo Ten Hag esta temporada prefirió a Mazraoui por delante de Dest en los dos partidos más importantes de la Champions: Stamford Bridge y la decisiva visita del Valencia. No hay que olvidar que sólo ha jugado 38 partidos con el primer equipo, apenas ocho meses de fútbol profesional.

En ataque se le puede esperar lo inesperado. "A veces parece un 10, tiene ese tipo de calidad. 99 de cada 100 veces consigue el regate, creo que es lo que lo distingue", dijo Tab Ramos, seleccionador sub-20 a The Guardian. De hecho, al hilo de estas palabras, en algunas acciones se le ha visto en posiciones de mediapunta y es muy hábil en espacios pequeños. "Lo que me gusta de él es que no tiene miedo cuando esta bajo presión, que es lo que ves en muchos defensas, que no se sienten cómodos con el balón en los pies. Él los va a regatear o dar el pase entre líneas, que lo hace muy bien", Van den Bergh, ayudante de Ramos.

Que un lateral sea ofensivo no significa que se parezca a Dani Alves y, por mucho que sea la comparación que se busca en Barcelona, está muy lejos de ese perfil. Dest tiene más imaginación para el desborde siendo, en este sentido, más brasileño que Alves, y ha dejado taconazos, bicicletas y elásticas en algunos partidos. Pero, por ejemplo, el pie de Sergiño está a años luz de ser el de Dani, siendo más efectivo cuando llega a línea de fondo y da el pase atrás que buscando el centro por arriba antes de llegar a la altura del área. Es tan ágil física como mentalmente y las paredes con el extremo (Ziyech ha sido su socio ideal, al que no se ha cansado de doblar por fuera esta temporada) es uno de sus movimientos preferidos.

Su carrera en el primer equipo no llega a un año. En el Mundial sub-20, uno de sus primeros "estoy aquí", fue lateral derecho y ahí ha jugado toda esta temporada. Pero en Holanda las pretemporadas empiezan a finales de junio y en esos tiempos de 2019 Tagliafico todavía estaba jugando la Copa América. Esta fue una de las claves para que Dest se ganase el respeto del técnico y la afición. Todavía no había debutado con los mayores, pero en este mes jugó muchos minutos en la banda izquierda y brilló. Puede ser un aspecto importante para el Barcelona.

Algunos de sus aspectos a valorar para su fichaje son su proyección y lo que puede suponer a nivel de marketing en América. Dest no ha dejado de crecer desde que debutó con el primer equipo y en enero el Ajax ya rechazó una oferta del Bayern cercana a los 20 millones de euros. La crisis económica del coronavirus no ha rebajado su valor. Por otra parte, Van der Sar ya le lució como imagen visible de una de sus campañas publicitarias en Estados Unidos, un mercado nada desdeñable que cada vez abre más sus puertas al soccer.

Holanda por su madre o Estados Unidos por su padre

Una de las mayores polémicas con la que ha tenido que lidiar esta temporada es con la elección del país al que representar. Su madre es holandesa y él nació en Almere, pero su padre es un militar estadounidense, lo que le permite jugar con Estados Unidos, país que también siente como suyo. Este sentimiento es el que le hizo abandonar un stage en Qatar por no sentirse cómodo en el país árabe.

En el parón de selecciones de septiembre debutó con el primer equipo americano, pero fue en dos amistosos, y en el de octubre no fue convocado. Koeman, ahora su entrenador, luchó en estos dos meses por convencer a Sergiño, pero terminó por decidir jugar para Estados Unidos. "De niño sólo pensaba jugar para el Ajax y la selección holandesa. Nunca para Estados Unidos. Pero Holanda no se acercó a mí".