VILLARREAL-EIBAR

1x1 del Villarreal: Gerard y Alcácer encienden el Submarino

El ecuatoriano Estupiñán debutó con el Villarreal en la segunda mitad, mientras que Raúl Albiol tuvo que retirarse tras sufrir un aparatoso golpe en la nariz por parte de Sergio Asenjo.

Asenjo: Durante muchas fases del partido fue el mero espectador (el único en La Cerámica), aunque cuando tuvo que estar, estuvo y salvó a los suyos. Aguantó bien el tipo y erguido en un uno contra uno con Inui y después reaccionó raudo y acertado a un disparo desde la frontal de Expósito. Kike García le ganó con creces en el mano a mano que propició el 0-1.

Mario Gaspar: Excepto la vez en la que se le fue Inui, en el origen de la mejor ocasión de los vascos hasta el gol de Kike, el lateral cumplió sin problemas en defensa y se sumó con frecuencia al ataque, aunque tales labores por banda derecha recayeron más en Chukwueze y después en Kubo.

Raúl Albiol: Se complicó más de lo debido en alguna salida desde atrás. Por lo demás, controló su zona de acción. Casi marca de cabeza en los primeros compases de la segunda mitad. Kike García le ganó la espalda en el 0-1. Sufrió un aparatoso golpe con los tacos en la nariz por parte de Sergio Asenjo. De hecho tuvo que ser sustituido para ser atendido en el vestuario.

Pau Torres: Atento en todo momento al corte. Bien colocado, con temple y sin complicaciones a la hora de darle salida al balón. Un veterano en cuerpo de novel.

Pedraza: Emery le convenció para permanecer en la plantilla y el vasco le alineó de titular pese al fichaje de Estupiñán. El lateral respondió con criterio y entrega. Pero sus apariciones en ataque fueron de más a menos y acabó dejándole su puesto al ecuatoriano.

Chukwueze: Tan omnipresente como poco acertado en general en el último pase y definición. Generó peligro desde el carril derecho, aunque siempre erró su decisión en el área. Pero sus idas y venidas fueron constantes.

Parejo: Va ganando peso como la voz de Emery en el césped. No paró de dar indicaciones a los compañeros, en especial al joven Chukwueze, del que estuvo pendiente en todo momento para que cumpliera en labores defensivas. Parejo estuvo solidario en el trabajo a la hora de cerrar filas y siempre presente para oxigenar al resto de compañeros en la salida del balón.

Coquelin: Había tomado en todo momento la decisión correcta hasta que perdió el balón en el centro del campo que originó el gol de Kike García. Antes, aún en la primera mitad, había visto amarilla por un manotazo en un salto. La segunda mitad la jugó con un aparatoso vendaje en su pierna izquierda, de la que se dolía ya antes del descanso. Fue sustituido en el minuto 58 por Vicente Iborra.

Moi Gómez: De más a menos, aunque en todo momento solidario con el colectivo. Muy activo en el arranque filtrando pases entre líneas y asistencias. De hecho suyo fue el centro que acabó en la red tras remate de Gerard Moreno, aunque el gol fue anulado por el VAR por fuera de juego.

Gerard Moreno: Protagonizó el gesto técnico del partido. Su giro de 180 grados y posterior remate a portería (todo ello en apenas un metro) significó el gol del empate del Villarreal. Gerard, hasta ese instante, había estado más partícipe en la creación que en la ejecución. Aún así, el árbitro ya le había anulado en la primera mitad un gol por fuera de juego. Recio le cazó en el centro del campo, por lo que fue amonestado con amarilla, y Gerard en última instancia soltó los tacos para repeler la contundente entrada. Ni el árbitro ni el VAR interpretaron voluntariedad en tal acción.

Paco Alcácer: El delantero firmó el gol que consumó la remontada del Villarreal, una acción en la que se rehizo con picardía de un mal control y que subió al marcador gracias a la intervención del VAR, dado que en primera instancia el linier lo anuló por fuera de juego. Curiosamente, a Alcácer, en la primera mitad, le había faltado la mordiente que le ha caracterizado en su carrera y que demostró en la jugada del 2-1. Así, antes del descanso, no fue con todo a por un balón dividido al que llegó antes por mero convencimiento Dmitrovic y remató sin fe a un metro del guardameta en una acción que parecía fuera de juego pero en la que no lo había.

También jugaron...

Vicente Iborra: Sustituyó a Coquelin en el minuto 58. Su aparición en escena le dio frescura al centro del campo. En los últimos coletazos del partido, su poderío físico fue un plus para el Villarreal, instantes en los que el Eibar buscó el empate colgando balones al área.

Estupiñán: Debutó con el Villarreal en el minuto 58. Participó en el origen del gol del empate de Gerard Moreno, aunque su influencia en dicha acción se limitó a un centro pasado que en segunda instancia acabó en los pies de Gerard. Tuvo una ocasión para marcar, aunque mandó el balón fuera y la jugada, igualmente, hubiera sido anulada por fuera de juego.

Sofian: Sustituyó al lesionado Raúl Albiol en el minuto 77. Cumplió con solvencia, contando con la colaboración entre líneas de Iborra.

Kubo: Sustituyó a Alcácer en el minuto 86'. Tuvo tiempo para generar una coasión por banda derecha, en la que demostró su calidad, velocidad y desparpajo en el uno contra uno.

Trigueros: Entró por Chukwueze a la vez que Kubo. Su entrada en el partido implicó un cambio táctico de Emery, que pasó a jugar con un dibujo más parecido a un 4-3-3 (con Iborra, Parejo y Trigueros en la medular; Kubo, Gerard y Moi en ataque).