ATLÉTICO DE MADRID

Nelson Vivas también está aislado; el profe Ortega toma el mando

El segundo de Simeone, al igual que el Cholo, tendrá que estar en su domicilio diez días y será el uruguayo el que dirija los entrenamientos hasta entonces.

El Profe Ortega toma el mando del Atlético en estos próximos diez días, los que en principio estará Simeone sin poder entrenar. El preparador físico del equipo rojiblanco fue el que llevó la iniciativa en la sesión de entrenamiento de este domingo, en la que el grupo se ejercitó en dos tandas. Ortega estuvo muy encima de los jugadores y llevó el tiempo del trabajo. Que si en tres o cuatro minutos debían estar preparados los porteros, que si un aplauso para Lodi en el momento del remate para que el lateral brasileño hiciera gol... Ortega ya se ha concienciado de que hay que apretar los dientes al máximo en estos diez días.

En principio debería ser el segundo entrenador, Nelson Vivas, quien pasara a primer plano. Pero Nelson Vivas tampoco estará entrenando en estas próximas sesiones con el primer equipo rojiblanco. La razón es que estará diez días aislado por haber estado en contacto estrecho con Diego Simeone el día previo al positivo del entrenador argentino. Y por protocolo tiene que estar igualmente aislado. La marcha del Mono Burgos propició que el Atlético fichara a un tercer técnico, Hernán Bonvicini. Vercellone, el preparador de porteros, completa el grupo de trabajo del Cholo.

El mensaje en el cuerpo técnico del equipo madrileño es claro y así lo saben los futbolistas: hay que apretar más ante las adversidades. Y el Atlético es un club en el que históricamente nunca han sobrado las noticias positivas. El primer día sin el Cholo fue parecido a los anteriores. Simeone lleva ya muchos años en el Atlético y el engranaje funciona. De momento, Ortega es el jefe.

Por otro lado, quedan dos semanas para que el equipo madrileño debute en LaLiga y en principio en la entidad del Wanda Metropolitano consideran que el Cholo estará apto para dirigir al equipo. El técnico está bien, en su casa, sin síntomas, pensando en el inicio liguero y en los días que le restan para poder incorporarse a su puesto de trabajo.